Mónica Morales.7 junio

Este sábado 08 de junio se celebra el Día Mundial del Bienestar, movimiento social que nació en Turquía, en el año 2012, con el objetivo de reconocer la importancia que tienen los hábitos de vida saludables para generar bienestar físico y emocional en las personas.

En el marco de esta celebración, Patricia Vial, Gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé Centroamérica, comparte una guía con 7 hábitos para mejorar su estilo de vida y así comenzar a gozar de mayor bienestar:

1. Descanse: esta es la base para sentirse bien, cuando el descanso no es suficiente, el bienestar físico y mental se resienten. Respete su ciclo de sueño, establezca una rutina para siempre acostarse a la misma hora y levantarse 8 horas después.

Para lograr un descanso óptimo, evite el uso del televisor o las redes sociales al menos dos horas antes de acostarse, así no activará su cerebro y por el contrario propiciará que este se prepare para descansar.

2. Ejercítese: Algunos de los beneficios físicos de practicar deporte son el control del peso corporal, mantener los músculos y huesos saludables, reducir el riesgo de padecer presión alta, enfermedades cardíacas o diabetes.

Además, al ejercitarse su cerebro libera endorfinas, hormonas que se encargan de estimular las áreas cerebrales que producen placer, felicidad y en general sentimientos de bienestar. Recuerde que sentirse bien físicamente es fundamental para ver la vida de manera positiva.

3. Hidrátese: el cuerpo humano está formado principalmente de agua, un consumo óptimo de este preciado líquido le ayudará a regular la temperatura corporal, transportar adecuadamente los nutrientes, a través de su torrente sanguíneo, y prevenir el estreñimiento. En promedio un adulto debe consumir entre 8 y 10 vasos de agua al día.

Si tiene dificultades para beber agua con regularidad, active alarmas en su celular que le recuerden su consumo durante el día y agréguele pequeños trozos de fruta para darle un poco de sabor.

4. Mejore su digestión: Digerir adecuadamente lo que come le ayudará a sentirse bien y a aprovechar mejor todos los nutrientes y propiedades beneficiosas de los alimentos.

Mantener buenos hábitos alimenticios tiene incidencia directa sobre una correcta digestión. Por eso, aliméntese de forma variada, al consumir de todos los grupos de alimentos; y equilibrada, respetando las porciones adecuadas diariamente. Recuerde, usted no sólo es lo que come, sino lo que su cuerpo puede absorber y digerir.

5. Consuma frutas y verduras: ambos grupos de alimentos aportan antioxidantes, como la vitamina C, E y carotenoides que contribuyen a la protección de las células; y son ricas en fibra, por lo que ayudan a regular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

Además aportan nutrientes que participan activamente a la renovación de la piel, como los precursores de la vitamina A o las vitaminas del grupo B, en especial la biotina.

6. Reduzca el estrés: un nivel alto de estrés afecta la salud física, emocional y mental. Para reducir su nivel de estrés, no se extralimite en sus horas diarias de trabajo, practique ejercicio físico regularmente y tome unos minutos para relajarse y estirar su cuerpo todos los días.

7. Dedique tiempo a la recreación: sacar tiempo para leer, aprender a tocar un instrumento musical, tomar un taller de cocina o realizar actividades al aire libre; le ayudará a salir de la rutina y a bajar los niveles de ansiedad. Incluir estos espacios en su agenda semanal le permitirá tener un balance entre sus ocupaciones y la recreación.

Vial explica que el bienestar físico y emocional dependen de mantener hábitos de vida saludables. “Se requieren aproximadamente 66 días para que una acción se convierta en una actividad automática que no requiere mayor fuerza de voluntad. Es importante trabajar en realizar pequeños cambios en el estilo de vida que, mantenidos en el tiempo, nos harán sentir mejor física y mentalmente”.