Mónica Morales.27 junio, 2019

En los bebés la higiene bucodental depende de la edad, si toman solo leche materna o si también consumen fórmula. Y, depende también, de qué tan divertido es para el niño o niña aprender a lavarse sus primeros dientes.

Según la doctora Melissa Rojas, especialista en odontopediatría, los hábitos de higiene deben inculcarse dentro de los primeros meses de vida de un pequeño. “Si el bebé se alimenta solo con lactancia materna, no es necesario limpiarle la boca; pero, si consume algún tipo de fórmula sí se le deben limpiar las encías, cachetes y lengua con una gasa húmeda o un dedal de goma”, explica Rojas.

Cuando sale el primer diente es todo un acontecimiento, pero no solo debemos sacar nuestros teléfonos para intentar hacerles fotos al primer dientecito, también es hora de incluir en la rutina de higiene un cepillo dental de cabeza pequeña y cerdas extrasuaves. A la hora de comprarlo, fíjese que sea recomendado para infantes de 0 a 2 años de edad.

Y luego, eche mano de la imaginación. Hay diversas aplicaciones que dan guías de cómo lavar los dientes de los bebés o sino, busque entre el centenar de canciones infantiles de YouTube que hablan sobre este tema. ¡Hágalo divertido! Esa es la mejor receta para que su hijo o hija adopte este hábito para el resto de su vida.

También es importante que predique con el ejemplo. Recuerde: los niños lo imitan todo. Así que asegúrese que todos en casa cumplen con la norma de lavarse los dientes después de cada comida y, aunque no lo haga a la perfección, permita que el más pequeño de la casa intente unirse a la costumbre por sí solo. Dele el cepillo de dientes sin miedo, empezará mordiéndolo sin reparo, pero poco a poco lo hará mejor. Eso sí, al menos dos veces al día (en la mañana y la noche) ayúdele para hacer una limpieza más certera y profunda.

¿Cuál pasta usar en mi bebé? La pasta dental correcta para los bebés es aquella que tiene 1000 partes por millón (ppm) de flúor. Ese dato viene en las letras pequeñitas del empaque de la pasta. No está de más llevar una lupa al supermercado.

Esta pasta con 1000 ppm de flúor solo debe ser administrada por papá, mamá o persona encargada y utilícenla en las dos veces que se le lava con conciencia los dientes al bebé (en la mañana y en la noche). El resto de ocasiones durante el día, cuando el niño se intenta lavar los dientes solito, es preferible utilizar pasta sin flúor, la cual también se consigue en los supermercados.

¿Cuánta pasta usar? Como los dientes van saliendo poco a poco, la cantidad de pasta es mínima. Si su niño tiene entre 1 y 8 dientes de leche, debe usar una cantidad de pasta de dientes equivalente a medio grano de arroz. Sí, así de poquito es suficiente.

Si su bebé tiene más de ocho dientes pero aún no sabe escupir, utilice la cantidad de pasta que equivalga a un grano de arroz; y si tiene más de 8 dientes y ya sabe escupir, con una lenteja de pasta de dientes es suficiente.

Hay que ser muy consistentes en la limpieza bucodental, porque los niños tienen una dieta muy propensa a generar caries. Los jugos procesados, la fórmula, galletas, helados y otros alimentos con azúcar son un atentado para los dientes de leche, los cuales tienen una capa de esmalte más delgada que los dientes permanentes y por eso, son más vulnerables. Lo mejor siempre será prevenir con las recomendaciones que la doctora Rojas nos brindó.

Fuente: Dra. Melissa Rojas, especialista en odontopediatría con énfasis en odontología para bebés de Super Babies, ubicado en Plaza Itskatzú.