Agencia AP.21 septiembre, 2015
Nutrición
Nutrición

Un grupo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Groningen, en Holanda, demostró que varios tipos diferentes de bacterias digestivas tienen un impacto en el control del peso y de la grasa corporal, y en elevar los niveles del colesterol bueno de las personas.

Esto, indirectamente les ayudaría a tener una mejor salud cardiovascular. El trabajo se realizó con 893 personas y sus resultados se publican en la revista Circulation Research, de la Asociación Americana del Corazón. Los hallazgos podrían traducirse en nuevos tratamientos con probióticos, que podrían mejorar el perfil de las bacterias digestivas de los pacientes con problemas cardíacos.

"Nuestro estudio provee nueva evidencia de que los microbios digestivos están fuertemente relacionados con los niveles en la sangre del colesterol bueno y de los triglicéridos. Por eso, estas bacterias pueden considerarse como un nuevo factor determinante de los niveles de grasas que pueda tener una persona, junto a la edad, el sexo, el índice de masa corporal y la genética", dice el doctor Jingyuan Fu, quien dirigió el estudio y es profesor de genética en la Universidad de Groningen.

Varios tipos diferentes de bacterias digestivas tienen un impacto en el control del peso y de la grasa corporal, y en elevar los niveles del colesterol bueno de las personas
Varios tipos diferentes de bacterias digestivas tienen un impacto en el control del peso y de la grasa corporal, y en elevar los niveles del colesterol bueno de las personas

En su trabajo, los investigadores identificaron 34 diferentes tipos de bacterias que afectan la salud de la gente.

Desarrollo apasionante

"La interacción entre los gérmenes digestivos y la salud de las personas es tremenda, mucho más de lo que se esperaba", dice el doctor Alex Escalona, cirujano digestivo y coordinador del Programa de Obesidad y Diabetes de la Clínica Universidad de los Andes.

"Hoy sabemos que estas bacterias influyen en la obesidad, la diabetes, el síndrome metabólico y el hígado graso", agrega el especialista. Se ha visto que las personas afectadas por estas enfermedades tienen un perfil de estas bacterias que es específico para cada una de estas dolencias.

"Lo que vemos es que algunas bacterias ayudan a absorber más calorías y otras que reducen esta absorción, lo que influye en el peso de la persona", explica el doctor Escalona. Hoy se trabaja en manipular esta composición de bacterias para mejorar la salud de los pacientes. Esto se inició con el descubrimiento de que los casos graves de diarrea, causados por la bacteria clostridium difficile, se curaban de inmediato al hacer un trasplante fecal desde un donante sano.

Ahora, en Boston, existen bancos de deposiciones con altas exigencias para los donantes, cuyas heces se usan para estos trasplantes. Pero también en la actualidad se comercializan alimentos lácteos con probióticos, así como cápsulas con estas bacterias, productos que se han demostrado muy seguros. Aunque lo cierto es que "menos del 30% de las bacterias del sistema digestivo humano han sido cultivadas, y sabemos muy poco sobre lo que son y lo que hacen. En todo caso, con las nuevas tecnologías para secuenciar genes, ahora es más fácil identificarlas", advierte Fu.