Mónica Morales.25 septiembre

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud la obesidad es una enfermedad considerada como epidemia y por su causa mueren 2,8 millones de personas al año. Las personas son cada vez más conscientes de las consecuencias del sobrepeso y buscan alternativas saludables para combatirlo.

Algunas de estas opciones, aunque altamente efectivas, pueden ser de alto costo y complejidad como es el caso de las cirugías. El uso de un balón intragástrico junto a un seguimiento médico multidisciplinar se ha demostrado como un tratamiento no quirúrgico eficaz para perder peso y mantenerlo.

“Los pacientes que utilizan un balón intragástrico por seis meses pueden lograr hasta un 38% de pérdida de peso y en el 75% de los casos este peso no se recupera, el uso de un balón intragástrico debe ser acompañado de un programa nutricional y de actividad física que permita al usuario cambiar sus hábitos y mejorar la salud”, explicó el Dr. Jorge Vargas, especialista en endoscopia terapéutica avanzada de MESA Medical.

¿En qué consiste un balón intragástrico?
El balón intragástrico es un globo blando de silicon de grado médico, diseñado para inducir una pérdida de peso mediante el llenado parcial del estómago, ayudando así a los pacientes con sobrepeso a lograr una sensación de saciedad.
El balón intragástrico es un globo blando de silicon de grado médico, diseñado para inducir una pérdida de peso mediante el llenado parcial del estómago, ayudando así a los pacientes con sobrepeso a lograr una sensación de saciedad.

Es un globo blando de silicon de grado médico, diseñado para inducir una pérdida de peso mediante el llenado parcial del estómago, ayudando así a los pacientes con sobrepeso a lograr una sensación de saciedad. El hecho de sentirse más llenos de manera más rápida tras ingerir pequeñas cantidades puede facilitar que esos pacientes cambien sus hábitos alimentarios y adopten un nuevo estilo de vida, más saludable, durante los seis meses en que el balón está colocado.

El balón se coloca mediante un procedimiento sencillo, el cual debe ser dirigido por un profesional en gastroenterología o cirugía endoscópica. La colocación del balón no implica cirugía y la recuperación y cuidados para el paciente son sencillos.

“Es importante resaltar que los balones intragástricos son una alternativa para los pacientes con sobrepeso que desean mejorar su salud, para que el procedimiento tenga el efecto deseado y el peso se mantenga después de retirar el balón los usuarios deben acompañar el uso del dispositivo con el apoyo de un nutricionista y ejercicio físico”, comentó el Dr. Jorge Vargas.