Andrea González Mesén.15 enero

Qué rico practicar ejercicio en estos días de sol, ir a la playa o pasar un rato en la piscina... pero, ¿ha pensado cómo podría afectar estas actividades a su salud genital?

Josué Vargas, ginecólogo, aclara que el problema no está en la actividad en sí, sino en olvidar algunos cuidados que podrían evitar cambios drásticos en el PH de la zona genital.

Las alteraciones en la flora vaginal recaen en la humedad que esta zona puede guardar al generarse sudoración o al permanecer con prendas mojadas durante algún tiempo.

Se recomienda retirar el traje de baño o la ropa de ejercicio tan pronto como se deje de usar para evitar que la humedad desequilibre el PH de la zona íntima.

No secarse bien podría generar que los flujos naturales de la vagina se sequen en el traje de baño, este pequeño detalle podría inducir a variantes de la flora genital, predisponiendo a infecciones.

Vargas recomienda no colocar shorts de tela o mezclilla encima de la ropa de baño porque genera más calor en la zona. Lo ideal retirar el vestido de baño y cambiarse por una prenda seca.

Y aunque los tampones se convierten en amigos cuando los días de sol y el periodo se ligan, es necesario no olvidar cambiarlos cada cuatro horas para evitar infecciones. Cuando este tiempo pasa la sangre se oxida y produce sobrecrecimiento de hongos en la vagina. Más grave aún si se deja más de 24 horas puede producirse septicemia y consecuencias graves, advierte el médico.

Verano y la zona íntima. Expertos recomiendan no utilizar pantalones de mezclilla sobre el traje de baño, ya que estas telas gruesas elevan la temperatura en la vagina.
Verano y la zona íntima. Expertos recomiendan no utilizar pantalones de mezclilla sobre el traje de baño, ya que estas telas gruesas elevan la temperatura en la vagina.
Limpieza

Así como cuidamos nuestra cutis con productos especiales, debemos procurar un jabón adecuado para la zona vaginal. En el mercado hay decenas de marcas, procure elegir aquellos jabones íntimos que contienen ácido láctico o los llamados lactobacilos.

Pueden o no tener ácido hialurónico, sin embargo la mayoría de estos jabones vienen estandarizados para uso íntimo y testeados para su seguridad. Es importante revisar en la etiqueta que esté avalado para uso íntimo.

La forma correcta de bañarse es lavar con agua y jabón en la parte externa de la vagina, luego abrir suavemente los labios y restregar gentilmente. No son recomendables las duchas vaginales ni lavar por dentro, ya que puede inducir a cambios no deseados del PH.

Recuerde secar por completo para evitar la humedad. Lo ideal es que las prendas íntimas sean de algodón y no de encaje o nylon.

Infección

Tener claro los síntomas de una infección le puede ayudar a tratarla tempranamente. Suele producir picor que genera la necesidad de rascarse y está acompañado cierto olor. La causa más común son hongos que generan prurito (picazón) asociado a un flujo espeso blanquecino.

Ante un cuadro de este tipo evite automedicarse, ya que al no saber realmente la causa puede que el medicamento empeore el malestar.

Aunque la mayoría de veces los medicamentos de venta libre funcionan, es recomendable realizar un análisis para asegurarse el recambio de flora, el análisis de posibles causas y mejorar las condiciones para evitar recurrencias.