Mónica Morales.14 agosto, 2018

A pesar de tener una alta incidencia en nuestro país y en el mundo, el cáncer colorrectal se puede prevenir. Para ello, se deben minimizar los factores de riesgo controlables, tales como el fumado, la ingesta de alcohol, obesidad y una inadecuada alimentación.

Asimismo, los especialistas recomiendan hacer ejercicio de manera regular, tener un estilo de vida saludable y mantener un adecuado control médico.

¿Qué es el cáncer colorrectal? Es un tipo de tumor que se origina en el aparato digestivo humano, específicamente en el colon o recto. En la mayoría de los casos, esta enfermedad inicia con la aparición de un pólipo (masa anormal del tejido en la pared interna del colon o recto). Afortunadamente, los pólipos malignos o benignos se pueden diagnosticar a tiempo e incluso prevenir, a través de diferentes exámenes clínicos.

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, este tipo de tumor es curable en el 90% de los casos si se detecta en fase temprana y la persona no sufre una recaída, en los cinco años posteriores al diagnóstico. Además, la probabilidad de padecer un cáncer colorrectal en la vida es de 5%.

Datos de alerta

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer colorrectal ocupa el tercer lugar en la lista de tumores que afectan tanto a hombres como a mujeres costarricenses.

Anualmente, se registran cerca de 446 decesos y las provincias con mayor incidencia son San José, Alajuela y Heredia.

Además de la prevención, los factores hereditarios y los de riesgo, juegan un papel determinante en la detección temprana del cáncer colorrectal. Por ejemplo, si usted es mayor de 50 años y tiene antecedentes personales de cáncer colorrectal, pólipos localizados en el recto o en colon y además, padece de colitis ulcerativa o la enfermedad de Crohn, debe seguir un estricto control médico.

Según indicó la doctora Vanessa Campos, gerente médico de Roche Centroamérica y Caribe (CAC), “si uno de sus padres, hermanos, abuelos o tíos tiene cáncer colorrectal, o si padecen ciertas afecciones hereditarias como poliposis adenomatosa familiar, debe estar alerta y visitar al médico especialista de manera regular y realizarse los exámenes necesarios para descartar el desarrollo eventual de esta enfermedad”.

“También, deben redoblar los controles médicos aquellas personas que han sufrido cáncer de mamá, ovario o endometrio, así como, quienes padecen diabetes tipo 2”, señaló la doctora Campos.

Exámenes para la detección temprana

Estas son las pruebas médicas que se aplican en nuestro país, para detectar a tiempo esta enfermedad:

Prueba de sangre oculta en heces o de Guayaco: identifica cuando haypresencia de sangre en las heces y puede ser signo de pólipos o cáncer.

Examen proctológico y rectosigmoidoscopía: se realiza en la parte final del intestino grueso (colon sigmoide) y en el recto, con la finalidad de evaluar, a través del tacto, si existen pólipos o muestras de tejido canceroso.

Colonoscopía: se examina el colon y el recto. A través de esta prueba se descubren pólipos, que pueden extraerse a tiempo y sin dolor, y permite realizar biopsias. Como control general, se recomienda cada 10 años, a partir de los 50 años.

Colonografíapor tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés):permite explorar el interior del colon y del recto mediante unaserie de radiografías. Se usa con personas que no pueden someterse a una colonoscopía.

Tratamiento

Los tratamientos para este tipo de cáncer incluyen la cirugía –para remover la parte del colon o recto afectada-, quimioterapia y radioterapia.

En aquellos casos en etapa avanzada, también se pueden usar las terapias dirigidas, las cuales son medicamentos de tipo biotecnológico (elaborados a partir de células vivas) que atacan las células malignas específicas y permiten preservar las saludables.