Janina Marcano.31 julio

Aunque suele asociarse al envejecimiento, el cáncer es una enfermedad que está afectando a personas cada vez más jóvenes. Y de acuerdo con una serie de estudios dados a conocer recientemente, los cánceres digestivos, específicamente el gástrico y el colorrectal, son algunos de los que van en aumento en esta población.

Una investigación publicada en la revista médica de la Sociedad Americana del Cáncer concluyó que la proporción de adultos menores de 50 años diagnosticados con cáncer colorrectal en Estados Unidos aumentó casi un 3% entre 2004 y 2015. Este grupo pasó de representar al 10% de los enfermos con este tipo de cáncer a convertirse en el 12,2% de ellos en ese período.

Según el estudio, la mayoría de estos pacientes eran afroamericanos e hispanos, aunque los doctores desconocen la causa de esto. “Varios trabajos han demostrado que las tasas de cáncer colorrectal en adultos jóvenes han aumentado lentamente en EE. UU. desde la década de 1970 y los médicos en ejercicio estamos viendo más y más jóvenes con cáncer colorrectal en comparación a hace diez años”, dijo Boone Goodgame, oncólogo de la Universidad de Texas en Austin y coautor del trabajo.

Por otro lado, una investigación presentada este mes en el Congreso Mundial de Cáncer Gastrointestinal de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), arrojó que el cáncer de estómago también está afectando con mayor frecuencia a los latinos menores de 40 años. El estudio, que se publicó en la revista Annals of Oncology, es la continuación de otro que se hizo en México y que concluyó que uno de cada siete pacientes diagnosticados con cáncer gástrico en América Latina tenía menos de 40 años.

“Hemos visto un aumento de 120% de cáncer gástrico en pacientes jóvenes en los últimos 12 años”, afirmó German Calderillo-Ruiz, autor del estudio e investigador del Instituto Nacional del Cáncer en Tlalpan, México.

El hallazgo respalda los datos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, los cuales muestran que el cáncer gástrico está afectando a más hispanos jóvenes y con peores resultados que en pacientes mayores. Esto último tiene que ver con un diagnóstico tardío.

Las causas del incremento de ambos tipos de cáncer no están claras, pero los especialistas sugieren que el aumento en las tasas de obesidad y cambios en la microbiota (bacterias gastrointestinales) podrían estar influyendo. El consumo de carnes procesadas se ha asociado al cáncer colorrectal, al igual que la obesidad, que ha ido aumentando en la población

Los médicos recomiendan estar atentos a síntomas como sangrado por vía anal y cambios en el hábito intestinal, en el caso del cáncer colorrectal, y al dolor abdominal y la acidez constante como síntomas del cáncer gástrico.