Mónica Morales.26 abril, 2016
Las picaduras de insectos comunes no llegan a la consulta médica porque se tratan en el ambiente donde las personas viven.
Las picaduras de insectos comunes no llegan a la consulta médica porque se tratan en el ambiente donde las personas viven.

Las picaduras de insectos suelen ser un mayor problema cuando existen brotes de virus como el dengue, el chikunguña y el zika. Sin embargo, por vivir en países tropicales, las personas deben lidiar con ellas en su vida diaria. Ocuparse de eliminar criaderos y repeler a los insectos son tareas cotidianas que se deben asumir, para evitar incomodidades o enfermedades más graves.

A los individuos siempre los picarán los insectos hematófagos con los que conviven. Nutrirse de sangre humana y de la de otros mamíferos es parte de su ciclo de vida. Las picaduras de mosquitos (zancudos) y purrujas son las más frecuentes en Costa Rica.

El efecto más común es una reacción local, popularmente conocida como roncha. Es una reacción alérgica que se limita a la parte de la picadura expuesta a las proteínas de la saliva del insecto. Los síntomas más comunes son calor y picazón en la zona.

En cuanto a la transmisión de enfermedades por picaduras, las personas están más familiarizadas con la adquisición de fiebres hemorrágicas por picaduras de mosquitos como el Aedes aegypti (transmisor de los virus de la fiebre amarilla, el dengue, chikunguña y zika).

¿Cómo prevenir las picaduras?

  1. La medida de prevención indiscutible y prioritaria para las picaduras de mosquitos es la eliminación de los criaderos, porque acaba con los adultos de la especie. Es la más efectiva en cuanto a su costo y solo requiere algunas acciones de higiene y prevención. Las técnicas para eliminar criaderos se resumen en vaciar o cambiar, constantemente, depósitos de agua en llantas, envases, plantas, bebederos de mascotas y otros.
  2. Usar los insecticidas de venta libre con moderación. Estos productos matan ciertos mosquitos visibles, pero no a todos.
  3. Los repelentes esconden el olor de las personas y se hacen, de alguna manera, invisibles al mosquito, pero no lo matan o ahuyentan.
  4. Familiarizarse con las horas en las que el mosquito o insecto tiende a picar y evitar lugares abiertos en esos espacios de tiempo. Usualmente –y es el caso del Aedes aegypti- las horas en las que se activan son entre las 5 a.m. y 7 a.m. y las 5 p.m. y 7 p.m.

Fuente: Dr. Esteban Coto, Gerente Médico de Roche Centroamérica y Caribe (CAC).