Mónica Morales.14 octubre

Conocerse su propio cuerpo y consultar con un especialista en caso de notar alguna anormalidad es importantísimo, pero no es lo único que debemos hacer para detectar a tiempo una enfermedad.

"El autoexamen es una herramienta que por si sola no salva vidas. No es efectiva en la prevención y tratamiento temprano del cáncer de mama, por lo que podríamos decir que está en desuso. Sin embargo, lo seguimos viendo en medios, en publicidad y en comunicaciones oficiales. Efectivamente ahora se usa un concepto más integral, que busca conocer el historial familiar para saber si nuestro riesgo es elevado. Claro que es vital conocer nuestra propia anatomía, para saber qué es normal y que no, pero jamás podrá reemplazar los estudios como mamografías y los ultrasonidos”, comentó Victoria Gamboa, Presidenta de la Fundación Anna Ross.

Gamboa participó junto a dos médicos en un foro académico organizado por la Universidad Latina de Costa Rica, el cual buscaba eliminar los mitos que giran en torno al autoexamen como herramienta preventiva para detectar el cáncer de mama.

Al encuentro también asistió la doctora Lidieth Carballo Quesada, médica salubrista, con amplia experiencia en la función pública y ex Viceministra de Salud; y el doctor Roy Wong, médico epidemiológico.

Es importante que el autoexamen no sea la única medida para una detección efectiva y temprana, debe hacerse el examen periódico por un médico de cabecera o una enfermera experta en el tema.

La Dra. Carballo aseguró que el país ha trabajado en mejorar la atención de esta enfermedad en los últimos años. “Hemos trabajado intensamente en el abordaje del cáncer de mama y en la detección temprana de esta enfermedad. Factores como el autocuidado, hábitos de estilo saludables, el cambio de costumbres, realizar más ejercicio y disminuir el consumo de alcohol y tabaco, y comidas con menos índices de grasas, han hecho que las mujeres tengan una posición más clara sobre su salud y por ende, que tengan presente hacerse los exámenes correspondientes en los centros médicos en todo el país. La detección temprana nos ha permitido bajar intensamente la tasa de mortalidad del cáncer de mama, alrededor del 16%,” concluyó la especialista.

El Dr. Wong, por su parte, coincidió en la importancia de la detección temprana del cáncer. “El incremento en la detección de nuevos casos es un criterio positivo, ya que nos evidencia que las personas han accedido a hacerse los exámenes, además, que hay una mejora en la atención y en los tratamientos. Esto nos lleva a tener un grado de satisfacción, porque las mujeres están accediendo a realizarse los estudios necesarios y con esto, tenemos una mayor detección de casos en estadios más tempranos, y no en más avanzados donde la probabilidad de mejor pronóstico es más deteriorada,” aseguró el médico.

En el país, 43 de cada mil mujeres padecen de esta enfermedad, según el Registro Nacional de Tumores. Mientras que datos de la Caja Costarricense de Seguro Social, arrojan que al año se detectan cerca de mil nuevos casos, y mueren unas 350 mujeres por esta enfermedad.