Por: Tania Ulloa.  2 marzo

Hay días en los que nos molesta tanto la cabeza que no podemos convivir con las personas a nuestro alrededor, entonces recurrimos a automedicarnos sin saber si nos ayudará a mejorar, si el efecto es placebo o si empeorará el dolor.

El neurólogo Luis Guillermo Rosales nos aclara lo que hay que saber acerca de la migraña.

Este padecimiento es más que un simple dolor de cabeza, también conlleva otra serie de síntomas como, por ejemplo, empezar a ver borroso, mareos, nauseas y vómito. Cuando se tiene trastornos en la visión se le llama migraña con aura visual.

Asimismo, en estos episodios se puede presentar adormecimiento de un lado de la cara y otras partes. Según Rosales, es imperativo buscar ayuda profesional en en el caso de los dolores muy severos acompañados de algún déficit neurológico como la dificultad para hablar, cuando no se coordina bien alguna parte del cuerpo e incluso cuando se presentan convulsiones o alteración en la conciencia.

La migraña sigue siendo menospreciada y malentendida, muchas personas creen que les duele el cerebro, pero lo que en realidad molesta son las estructuras externas: el hueso del cráneo, los músculos de alrededor del cráneo, el cuero cabelludo, la piel y las pequeñas terminales nerviosas que están sobre la parte externa, las cuales se inflaman generando dolor. La molestia es tanta que hasta el roce de la almohada puede generar incomodidad.

¡No automedicarse!

Puede ser normal que al momento de tener migraña se inflame la piel alrededor del ojo o caerse el párpado. Comúnmente los pacientes ingieren antiinflamatorios, pero cuando el dolor es muy severo, y es prácticamente diario, se tiende a tomar combinaciones de estos e incluso le agregan otro tipo de medicamentos. El resultado, lejos de hacer una mejora, es que causa más episodios de migraña conocidos como “cefalea por abuso de analgésicos”.

Hasta el momento no hay cura para la enfermedad, pero hay tratamientos que alivian y reducen la frecuencia de severidad de los cuadros de migraña. Dichos medicamentos no son analgésicos, su función es bloquear o reducir la actividad del “nervio trigémino”, el cual es el responsable de iniciar la migraña, para determinar el medicamento ideal para cada caso se debe consultar a un especialista.

La automedicación puede agravar el problema de las migrañas constantes.
La automedicación puede agravar el problema de las migrañas constantes.
Atención a lo que ingiere

Se ha comprobado que algunas sustancias químicas presentes en algunos alimentos o bebidas estimulan el inicio del dolor:

  • Los licores (el vino tinto, principalmente).
  • Alimentos con mucha grasa.
  • Alimentos con mucho condimento.
  • Exceso de chile.
  • Semillas secas, pasas, marañón, almendras...
  • Alimentos muy dulces.
  • Cítricos como el limón y la piña.
  • Embutidos .
  • Lácteos, en especial la natilla.
¿Qué hacer cuando nada funciona?

Es necesaria una valoración por parte de un especialista en neurología, para aplicar el tratamiento preventivo adecuado pues existen diferentes tipos y dosis.La

Actualmente, se está aplicando la “Toxina Botulínica” para mejorar la migraña refractaria, en algunos casos específicos, aplicando pequeñas dosis en la cabeza y el cuello del paciente; con muy buenos resultados. Se cree que la toxina lo que hace es bloquear las terminales nerviosas. Cada cuatro o seis meses se aplica según sea el caso del paciente.

Fuente: Dr. Luis Guillermo Rosales Bravo-Neurólogo-Sub especialista en Neuroradiología Quirúrgica y Endovascular. Centro Neurológico Costarricense en Hospital Clínica Bíblica.