Redacción PERFIL.5 junio

Desde hace unos tres meses, el alcohol en gel y el jabón antibacterial se han convertido en aliados y compañeros de toda la familia, pero a estas alturas, ya las manos comienzan a resentir el constante lavado.

Nuevos hábitos

A raíz de la pandemia y casi que, a fuerza, quienes no tenían la costumbre del constante lavado de manos y del uso de productos antibacteriales han tenido que adoptar nuevos hábitos, al final beneficiosos para toda la población.

Menos resfríos, menos infecciones respiratorias y evitar que los virus se propaguen, eso hace la fórmula mágica de lavarse manos y cuando no se puede, o se quiere reforzar la protección, recurrir al alcohol en gel.

Detrás de estos productos han gran cantidad de marcas y presentaciones, pero es ahí donde los expertos hacen un alto para pedirle a los consumidores que sean de calidad y con respaldo.

Y es que la industria se ha dedicado a investigar y ofrecer a los consumidores productos con originales ingredientes y fórmulas mejoradas, todos pensando en el bienestar de la familia completa.

Un ejemplo de innovación es el de la marca Sutton, que lanzó al mercado jabón líquido de manos y alcohol en gel clinical. El primero desinfecta y elimina el 99,9% de los gérmenes y bacterias al poseer tecnología iónica desinfectante (iones de plata).

Su principal atributo es que es noble para la piel porque no reseca, ni produce irritación atópica con el constante lavado, porque contiene extractos naturales de coco, aloe, urea y glicerina.

En el caso del alcohol en gel, Silvia Quesada, gerente de marca, explica que este contiene citrato de plata que, además, de proteger contra gérmenes, previene el daño en las manos, como resequedad o agrietamiento, por el uso durante todo el día, y hace que su efecto de protección sea prolongado.

Silvia Quesada, gerente de Sutton
Silvia Quesada, gerente de Sutton

Ella insiste en que hay que ser cuidadosos a la hora de adquirir este tipo de líneas de cuidado personal, porque si el producto contiene un alto contenido de químicos, puede ser dañino para la salud, o provocar resequedad, o descamación en la piel.

Su consejo puntual es comprar marcas reconocidas y revisar los ingredientes que contiene, y siempre adquirirlos en establecimientos como farmacias o supermercados, nunca en la calle, porque podrían estar alterados o contaminados.