Mónica Morales.27 mayo

Ante la lucha contra el COVID-19 que afecta al país, el lavado de manos constante, la desinfección frecuente de superficies y el uso de alcohol en gel han sido tres de las principales medidas que la población en general ha intensificado para lograr una mayor protección.

De acuerdo con el Colegio de Farmacéuticos de Costa Rica, estas medidas han demostrado ser más que efectivas en el combate de la pandemia, sin embargo, al mismo tiempo se ha dado un incremento en los casos de dermatitis o irritaciones en la piel, debido a los efectos que ha ocasionado aplicar estas medidas varias veces durante el día.

“Es probable que muchas personas estén experimentando en este momento efectos como la resequedad, irritación y otras afecciones dermatológicas, ante lo cual hacemos un llamado para que consulten a su farmacéutico de confianza y brinden un tratamiento oportuno para que el problema no se agrave, pues estas medidas se mantendrán por un tiempo más”, expresó la farmacéutica Gabriela Jara, representante del Colegio de Farmacéuticos.

Expertos explican que el uso constante de jabón en las manos, neutraliza el manto ácido que tenemos en nuestra piel y provoca la dispersión de la flora normal de esta.

“El jabón que usamos para lavarnos las manos es normalmente alcalino (pH 9-10), mientras que el manto de la piel de las manos es ácido (pH 5.5-4.5). El efecto producido por los jabones o detergentes sintéticos o syndets es similar, tal vez no por su pH que es un poco más fisiológico, sino por agresión directa sobre el manto”, agregó Jara.

Para apoyar a los pacientes que están experimentando dermatitis en este momento, el Colegio comparte una tabla de cuatro pasos para que, en colaboración con su farmacéutico de confianza, estos puedan evaluar el grado de dermatitis.

En la tabla, se debe anotar una calificación de 1 a 7, para cada rubro que se considera:

  • Apariencia (el grado 1 es cuando la piel está muy enrojecida, hinchada y con brote; mientras que el 7 es para la piel que está totalmente normal).
  • Estado (grado 1 si la piel tiene muchas fisuras y abrasiones y grado 7 si no tienen ninguna).
  • Humedad (grado 1 es para piel que está extremadamente seca y el 7 si la humedad es normal).
  • Sensación (1 si la picazón en extrema y hay quemaduras y dolor; y 7 si no tenemos ninguno de estos síntomas).

“Una piel perfecta, sería aquella que obtenga un 7-7-7-7 en todos los criterios, pues no ha sufrido daño por el lavado excesivo ni el contacto con el alcohol o germicidas. De esta manera, con la tabla podemos determinar qué tipo de medidas debemos tomar en cada caso, aunque siempre es clave consultar antes a nuestro farmacéutico”, detalló la vocera.

Según la experta, en casos menos severos, existen en el mercado jabones y syndets que han sido adicionados de humectantes y protectores para las manos, que tienen ciertas ventajas sobre los jabones simples, y pueden ayudar a que la resequedad se elimine.

“Además, para casos en los que el daño es menor puede usarse alguna de las cremas para manos que existen en el mercado. Debe usarse la crema inmediatamente después del lavado, preferiblemente cuando las manos están todavía húmedas. Para casos con daño intermedio se puede usar cremas un poco más especializadas, con cada lavado y, además, por las noches”, indicó Jara.

El farmacéutico le puede ayudar a identificar si el problema es más severo y referirlo a un médico especialista en dermatología.

“En todos los casos, el llamado es para que no abandonen las medidas de higiene y que, en caso de irritaciones, no se automediquen, sino que acudan a la farmacia para realizar una observación directa del problema y recibir las recomendaciones que mejor se ajusten para tratar su condición, y para que se prevenga la aparición dermatitis en el futuro”, concluyó.