Mónica Morales.1 abril

Quedarse en casa es la mejor medida para evitar la circulación del coronavirus, pero si requerimos salir, es fundamental tomar medidas estrictas para desinfectar nuestra ropa cuando regresemos al hogar.

Normalmente las personas lavan sus prendas cuando las ven sucias o huelen mal, sin embargo, el proceso de lavado debe ir más allá de estos signos notorios, debemos ser conscientes que las prendas se impregnan de bacterias y virus en el medio ambiente y por tanto se debe considerar lavarlas luego de usarlas y no guardarlas para reutilizarlas; los microorganismos sobreviven en las prendas y contaminan otras superficie.

Además, cuando se trata de mohos que causan infecciones cutáneas o respiratorias, u organismos que causan resfriados o gripe, la mayoría de ellos sobreviven al ciclo de lavado y es por eso que es importante utilizar ciclos de lavado y secado especiales.

Más detergente y agua

En primer lugar, se recomienda utilizar más detergente y agua del habitual en cada lavado y evitar los lavados con cargas muy grandes ya que es importante que la ropa tenga espacio para agitarse correctamente.

En el mercado se encuentran detergentes con diferentes beneficios para el consumidor como cuidado de color, cuidado de las fibras, antibacterial, entre otros.

Con respecto al detergente, aplicar líquido o granular o de alta resistencia ya que retiene mejor la suciedad en suspensión y por tanto elimina mejor cualquier resto.

Para finalizar el proceso de lavado se complementa con un suavizante de ropa, el cual reduce las arrugas, deja los tejidos más suaves y brinda un agradable aroma.

Actualmente en el mercado existe el suavizante antibacterial, que además de dar sedosidad y aroma a las prendas, elimina el 99,9% de las bacterias en solo un minuto, creando una capa protectora en las prendas que además que previene la adherencia de esos microorganismos.

Altas temperaturas

En el ciclo de limpieza, además del lavado, tiene mucha importancia el secado. Por ejemplo, si hay alguien enfermo en su casa, además del cloro, es importante lavar su ropa a altas temperaturas, al menos a 60ºC, para que el virus no pueda sobrevivir.

Además, si cuenta con secadora, el secado a alta temperatura también ayudará a desinfectar la ropa, siempre y cuando esté limpia después del lavado. Otra opción, si no se tiene este electrodoméstico, el tip es presionar con una plancha caliente, siendo especialmente útil para algunas prendas de algodón y ropa de cama.

Aproveche el sol

Por lo general, todas las prendas se pueden secar al sol, el proceso es rápido y no gastamos energía como si lo hace una máquina secadora, además que el proceso de secado en máquina hace que las fibras se deformen perdiendo su textura y tamaño.

Cloro

En el caso de que la ropa esté contaminada con aguas residuales, productos químicos u otros materiales tóxicos, utilizar un producto especial desinfectante en el lavado, como el cloro (con una taza en el ciclo de lavado es suficiente).

Fuentes: Eloi Gómez, de la compañía de tintorería y lavandería a domicilio Jeff; y Verónica Sánchez, Gerente de marca Terso.