Andrea González Mesén.5 septiembre

El envejecimiento vaginal es un proceso natural que produce un cambio estructural y con ello, disminución en la lubricación por la baja producción de estrógenos y un proceso llamado atrofia urogenital que aumenta la posibilidad de infecciones en el tracto urinario.

El envejecimiento vaginal y adelgazamiento de los labios se presenta con el paso de los años y no tiene relación con los partos vaginales.

Jessica Cruz, médico de OG Center, explicó que la falta de lubricación producto de la edad puede lleva a las pacientes a experimentar dolor durante las relaciones sexuales y por ende, disminución en el deseo.

Esta condición de salud es difícil de prevenir, al igual que otros órganos, con el paso del tiempo pierde su firmeza.

“Por ser una zona que no se ejercita con frecuencia, disminuye la tensión de los tendones y tejido vaginal, lo cual produce flacidez e incontinencia urinaria”, comentó la experta.

Es aquí donde entra el famoso rejuvenecimiento vaginal con láser de CO2 fraccionado, consiste en aplicar impulsos térmicos en el área vaginal. Esta energía actúa en la mucosa, para remodelar, tonificar y estimular el tejido y regeneración de colágeno, que tiene como resultado el tensado de las paredes vaginales.

El rejuvenecimiento vaginal es un procedimiento indoloro, mínimamente invasivo. La duración del tratamiento depende de cada paciente y su condición específica.

Para alcanzar el éxito del tratamiento, normalmente se realizan tres o cuatro sesiones, con un tiempo de aplicación entre una y otra de un mes. Durante los siete días posteriores al tratamiento se recomienda no tener relaciones sexuales.