Mónica Morales.9 noviembre, 2015
Los suplementos alimenticios tienen múltiples presentaciones.
Los suplementos alimenticios tienen múltiples presentaciones.

En los últimos años, los productos naturales para tratar o prevenir algunos padecimientos se han convertido en una gran alternativa para personas de todas las edades que prefieren las plantas medicinas o ingredientes similares.

Sin embargo, también es cierto que han proliferado muchos productos que no cuentan con las reglas establecidas por ley y que por el contrario pueden poner en riesgo la salud de quienes las toman.

“Saber si el producto es confiable es muy sencillo, se debe acostumbrar leer las etiquetas de lo que se compra. Por ejemplo lo mínimo que se debe tener de información de una etiqueta es el número de Registro Sanitario, el nombre y contacto del fabricante y distribuidor (esto nos garantiza que hay alguien responsable por el producto)”, manifestó la Dra. María Fernanda Calvo.

vitaminas
vitaminas

Además, las indicaciones, advertencias, contraindicaciones y otra información similar deben estar presentes en el empaque. Asimismo es fundamental verificar que la macrobiótica tenga los permisos sanitarios de funcionamiento adecuados para la venta de estos productos y saber si las condiciones de almacenamiento en el lugar son las óptimas.

Mal etiquetado, registros falsos, productos sin registros, productos que contienen información equivocada en la etiqueta, diferencias entre el contenido del producto al declarado y falta de buenas prácticas de manufactura a la hora de la fabricación son las anomalías más frecuentes que se pueden encontrar en el mercado de los productos naturales.

Los productos naturales no son inocuos, pues al igual que los medicamentos sintéticos pueden presentar una serie de efectos secundarios o interacciones con alguna condición médica que se desconozca por el paciente.

Vitaminas en la comida sería el ideal, pero si las quiere comprar asegúrese de comprar en una tienda especializada o previa indicación médica.
Vitaminas en la comida sería el ideal, pero si las quiere comprar asegúrese de comprar en una tienda especializada o previa indicación médica.

“Si no se conoce exactamente la composición del producto, nos exponemos a que este presente alguna contraindicación para la cual yo estoy advertido y arriesgando así presentar daños irreparables en la salud”, explicó la doctora Calvo.

Ante esta situación, es responsabilidad del fabricante además comunicar con sus empaques todas las precauciones y advertencias que el paciente debe tener en cuenta antes de consumir un producto.