Brenda Alfaro.9 mayo

Las enfermedades cardiovasculares son grupo de trastornos del corazón, de los vasos sanguíneos o de ambos, y causan causan 17,7 millones de muertes en todo el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS) casi tres veces la cantidad de población en Costa Rica. Situaciones como la acumulación de grasa en las arterias son crónicas y progresivas, pueden afectar a adultos y niños, y las posibles consecuencias son derrame cerebral, trombosis o un infarto.

Existen muchos tipos como lo son la enfermedad arterial coronaria (EAC) y la enfermedad arterial periférica (EAP), que actúan de manera silenciosa ya que en la mayoría de casos no presentan síntomas, estos padecimientos se forman debido a la acumulación de placas de colesterol en las arterias (aterosclerosis) y pueden llegar a generar formaciones de coágulos sanguíneos (aterotrombosis).

Según asesor médico de cardiología de Bayer Centroamérica y el Caribe, el Dr. Mauricio Chávez, “existen varios perfiles de personas con riesgos de sufrir arteriopatías (enfermedades vinculadas a la acumulación de grasa en las arterias) quienes la heredan, quienes tienen familiares que sufrieron de este tipo de problemas anteriormente, personas que padecen de presión alta, diabetes, problemas de colesterol, quienes mantienen una mala alimentación, no realizan ejercicio, fuman. Pudiéramos mencionar un quinto: quienes presentan dos o más de estos factores de riesgo al mismo tiempo”.

Aunque, como mencionamos anteriormente las enfermedades arteriales no presentan síntomas, conforme avanza el aumento de placa en las arterias los síntomas comienzan a manifestarse, por ejemplo en el caso de la enfermedad arterial coronaria se puede presentar presión molesta, sensación de peso dentro del pecho, y puede afectar cuello, hombros, espalda y brazo. Si la acumulación de placa es muy extensa puede provocar angina inestable o ataques al corazón.