GDA .7 mayo

La cocina es más que el espacio donde se guardan y preparan los alimentos. Es también el punto de reunión de muchas familias, donde en las mañanas desayunan todos antes de ir a la escuela o al trabajo, o donde se juntan por la noche para platicar sobre cómo les fue en el día mientras deciden qué van a cenar.

Mantenerla limpia y en orden es una obligación de todos, más allá de pasar un trapo húmedo para retirar residuos o migajas de alimentos. Pues de no hacerlo, las plagas invadirán su casa, como moscas o cucarachas. Para evitar la visita de esos intrusos es importante siempre ir un paso adelante y no permitir que este espacio, donde se cocina, se vuelva insalubre para usted y su familia.

Conozca qué acciones son las que debe de comenzar a implementar desde ahora para mantener su cocina siempre en higiene.

Cambiar la esponja para lavar los platos: Este artefacto es el que nos permite retirar excesos de comida y limpiar su vajilla, cubiertos y recipientes de comida. Mantenerla limpia después de usarla es imperativo si considera que, literal, es una esponja que absorbe todo lo que toca, como bacterias. Por ellos los expertos sugieren usar una por mes.

Evitar usar bolsas de plástico: Aunque la gente ya es más consciente sobre el uso de las bolsas plásticas, hay quienes siguen usándola para transportar frutas y verduras, por ejemplo, del super o mercado a la casa. Sin embargo, el problema se incrementa si sus alimentos los depositas dentro del refrigerador sin haberlos vaciado primero a un recipiente. Conservarlos dentro de la bolsa aumenta el riesgo de producir un foco de infección, pues muchas veces las bolsas estuvieron expuestas a la intemperie o en el piso, lo que provocará que su comida se eche a perder o se invada de microbios.

No lavar las bolsas reusables: Es excelente si usted es de las personas que lleva sus propias bolsas reusables o reciclables al super. Pero no olvide que también debe lavarlas de manera periódica para evitar que se propaguen los gérmenes en el interior y contaminen su despensa.

Utilizar el mismo cubierto para cocinar: Es común mientras se preparan los platillos se utilice el mismo cubierto. Por muy inocente que parezca, las consecuencias pueden ser realmente graves, pues muchas veces se hace mientras los alimentos aún están crudos, lo que provoca que se transfieran bacterias entre sí. Evite hacerlo y tenga a la mano siempre varios cubiertos, como cuchillos, para cortar cada ingrediente y luego de usarlo, depositarlo en el fregadero para lavarlo al final de cocinar.