GDA .17 marzo

El té verde reduce la obesidad y varios biomarcadores inflamatorios relacionados con la mala salud. Así se desprende de un estudio de la U. Estatal de Ohio (EE.UU.) en el que fueron estudiados ratones alimentados con una dieta que contenía un 2% de extracto de té verde.

Los beneficios parecen derivarse de una mejor salud intestinal, que incluye microbios más beneficiosos en los intestinos y menos permeabilidad en la pared intestinal, una condición que generalmente se conoce como intestino permeable.

Durante ocho semanas, la mitad de los animales tomó una dieta alta en grasas y la otra mitad una normal. En ambos grupos, la mitad comía extracto de té verde mezclado con su comida.

Después, midieron el peso corporal y el tejido graso, la resistencia a la insulina y otros factores que incluían la permeabilidad intestinal, la composición de los microbios intestinales o la inflamación en el intestino y el tejido adiposo.

Los ratones alimentados con una dieta alta en grasas complementada con té verde ganaron alrededor de un 20% menos de peso y tenían menor resistencia a la insulina que los ratones alimentados con una dieta idéntica sin té. También tenían menos inflamación en el tejido adiposo y el intestino. Además, el té verde parecía proteger contra el movimiento de la endotoxina, un componente bacteriano tóxico.

El consumo de té verde en el experimento sería equivalente a 10 tazas de té verde durante el día para una persona. “Puede parecer mucho, pero no es muy inusual en ciertas partes del mundo”, explica Richard Bruno, autor principal del estudio, y que está trabajando actualmente en un estudio en humanos que explorará los efectos del té verde en el intestino permeable en personas con síndrome metabólico, una condición que predispone a las personas a la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón.