Mónica Morales.1 julio

Estudios internacionales indican que las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de infección con el virus SARS-CoV-2 o de tener síntomas más graves que la población general. Así lo señalan los datos disponibles sobre la infección por este virus y la enfermedad que causa (COVID-19) durante el embarazo.

Según la clínica de Fertilidad IVI en España, el contagio por el virus SARS-CoV-2 y los otros Coronavirus similares, se produce a través de la unión del virus con receptores en las células respiratorias o intestinales y hasta el momento, el virus no se ha encontrado en muestras de semen y es poco probable que se encuentre en óvulos.

Se define como infertilidad a la incapacidad de concebir después de 12 meses de relaciones sexuales regulares sin protección en mujeres menores de 35 años o bien, después de los 6 meses cuando se trata de mujeres mayores de 35 años. 

Parte del equipo del Hospital San Juan de Dios que atendió el primer parto de una mujer embarazada contagiada de covid-19. Foto cortesía CCSS.
Parte del equipo del Hospital San Juan de Dios que atendió el primer parto de una mujer embarazada contagiada de covid-19. Foto cortesía CCSS.

Respecto al seguimiento y aplicación de los tratamientos de fertilidad durante pandemia, el doctor Mynor Álvarez, Gerente Médico de Merck indica “Cuando se recurre a un método de reproducción asistida, el tiempo es crucial, por lo que, según el diagnóstico, existen parejas que no pueden aplazar demasiado la aplicación, porque podrían tener consecuencias desfavorables”.

El doctor Álvarez recomienda mantener constante comunicación con su centro de fertilidad para que el especialista pueda seguir cada caso y sugerir a la pareja esperar o bien, continuar con el plan. 

Con relación a la atención de la salud sexual y reproductiva, la Organización Mundial de la Salud ha indicado que deben respetarse estos derechos, a pesar de la pandemia. Así mismo, publicó una guía provisional sobre el manejo clínico de la infección respiratoria en mujeres embazadas.

Algunos de los puntos destacados son: 

  • Las mujeres embarazadas deben tomar las mismas precauciones que el resto de la población para evitar el contagio del virus. 
  • Ante la aparición de fiebre, tos o dificultad para respirar, se debe buscar enseguida asistencia médica. Antes de acudir a un centro médico es necesario coordinar con su médico para establecer si es adecuado abordar las consultas por teléfono. 
  • Hasta el momento, no se ha detectado al virus activo en muestras de líquido amniótico o leche materna. Por lo que se desconoce si el virus puede transferirse al bebé durante el embarazo o el parto.
  • Según la OMS hasta la fecha no se ha revelado la transmisión de SARS-CoV-2 a través de la leche materna ni el amamantamiento, por lo que no existen motivos para evitar la lactancia ni interrumpirla.
  • Las mujeres con sospechas o confirmación de infección por SARS-CoV-2 pueden amamantar si lo desean, aplicando las siguientes medidas: