Por: Cata Vargas.  13 marzo

Cada vez es más común que mujeres en sus treintas decidan tener un hijo, incluso aventurarse en tener el primero, algo muy distinto a lo que se acostumbraba hace algunas décadas.

Cuando pensamos en tener hijos en nuestra tercera década de vida, nos llenamos la cabeza de dudas ¿será muy tarde? o ¿tendré problemas para quedar embarazada?

Y es que, si bien con el pasar de los años nuestro chance de poder concebir un hijo se reduce, hacerlo al pasar los 30 años no debe ser complicado, mucho menos imposible.

Siempre recalco la importancia de cuidar la fertilidad: se quiera o no tener hijos, la fertilidad es señal de salud, algo que indica bienestar. Ya sea que usted busque tener un hijo en el corto o mediano plazo, quiero compartirle algunas recomendaciones para aumentar su fertilidad pasados sus 30 años.

La base del proceso

La alimentación es clave para lograr un estado de salud óptimo y aumentar su fertilidad. Se debe cuidar la alimentación, para mejorar la salud de la futura madre, aumentar la fertilidad y crear un ambiente adecuado para que el feto se desarrolle.

La salud de la madre es tan importante como la del padre. Las mujeres tendemos a preocuparnos por nuestra fertilidad, pensar en nuestra salud reproductiva y olvidamos que hay un 50% que queda en manos del padre; así que ambos deben cuidar su salud y mejorar su alimentación para aumentar las probabilidades de un embarazo.

Alimentos clave para la fertilidad

1. Vegetales de hoja verde

Entre éstos, la lechuga, espinaca, acelga, kale, yerbabuena, albahaca, son algunas de las fuentes de magnesio, calcio, hierro, potasio, fósforo, zinc, vitaminas A, C, E y K. Estos alimentos son la clave para empezar a cuidar la salud de su digestión y función hepática, además son fáciles de conseguir e incorporar en su alimentación, por medio de ensaladas, batidos, etc.

Estos alimentos además logran purificar su sangre, mejorar la circulación, promover una microbiota saludable y reducir mucosidad en el cuerpo.

2. Grasas saludables

Las grasas juegan un papel muy importante en su salud y fertilidad, en especial los ácidos grasos omega 3, que mantienen una buena salud cardiovascular, una adecuada implantación y desarrollo fetal.

Algunas fuentes de grasa saludable son el aguacate, aceite de coco, aceite de oliva, semillas y nueces como las almendras, marañones o chía, entre otras.

Estas grasas no solo le van a ayudar a sentirse más satisfecha, sino que también mejorarán su ambiente hormonal.

3. Carnes y huevos de pastoreo

Es importante preguntarnos de dónde viene lo que comemos. La fuente de ése alimento puede mejorar nuestra salud, o empeorarla.

Muchas mujeres con desórdenes hormonales, pueden agravar su condición al consumir carnes o proteínas animales a los que se les agregó algún tipo de hormona en su proceso, por lo que preguntar de dónde se obtienen estas proteínas se vuelve indispensable, para usted, su salud y la del ambiente.

Si por alguna razón se le dificulta incluir proteínas animales orgánicas, o de pastoreo, al menos procure que éstas sean provenientes de cortes magros o carnes blancas.

4. Caldo de huesos

La misma receta de la abuelita y su sopa de pollo; ésta recomendación está basada en esa reconfortante sopa de huesos de pollo, res o pescado.

Al hervir los huesos en agua por varias horas, idealmente en olla de cocimiento lento, el agua se impregna de colágeno y gelatina natural de los huesos del animal, lo que ayuda con la salud digestiva e inmune, tanto de la mujer, como del hombre.

Busque tomar al menos una taza de caldo, un mínimo de 3 veces por semana. Esto lo puede tomar solo o incluso hacerlo parte de sus salsas o preparaciones.

5. Fibra

Consumir poca fibra puede interferir con una adecuada función digestiva, pero también con su función hormonal. La fibra presente en todas las verduras, frutas, granos enteros, nueces y semillas también ayuda a regular los niveles de testosterona mediante el aumento de la producción de una proteína llamada globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG). Esta proteína se une a la testosterona en la sangre, haciéndola inactiva, lo cual la hace útil en las mujeres para reducir el acné, reducir el vello facial, regular la ovulación y mejorar la fertilidad.

La fibra dietética mejora también los niveles de azúcar en la sangre. Esta acción de la fibra ayuda a reducir el apetito, reducir el riesgo de la diabetes y mejorar la ovulación, lo que reduce síntomas del síndrome premenstrual, especialmente para aquellas mujeres con SOP (síndrome de ovario poliquístico). Al mejorar la ovulación, la fibra ayuda a equilibrar el estrógeno y la progesterona, factor clave en la reducción de los síntomas de la peri-menopausia.

Añada más color a sus platos por medio del consumo de frutas en moderación, éstas con su cáscara si es posible, verduras y granos enteros para aumentar su consumo de fibra, sentirse más satisfecha al comer y mejorar también su microbiota intestinal.

6. Alimentos amigos tiroideos

La glándula tiroides juega un rol fundamental en un adecuado balance hormonal, por lo que incluir ciertos alimentos que mejoren su función es muy importante.

Yodo: Consumir alimentos ricos en yodo (algas, cebollas, alcachofas o piña) ayuda a que la tiroides pueda crear hormonas que regulan el metabolismo y por ende ayudan con la energía y la pérdida de peso o a mantener un peso adecuado. Alimentos como

Selenio: Una deficiencia de selenio detona problemas con la glándula tiroides, así que no olvide incluir alimentos como los huevos de pastoreo, los hongos, el ajo, semillas de girasol o nueces de Brasil.

Coco y sus derivados (aceite de coco, mantequilla de coco, agua de coco y su pulpa): Aporta ácidos grasos de calidad, que pueden servir como energía y mejorar la función tiroidea.

Hierro: Muy importante para las mujeres, en especial porque cada mes perdemos hierro con nuestras menstruaciones y éste nutriente es fundamental para la adecuada creación de hormas tiroideas.

Por último, pero no menos importante, no olvide buscar acompañamiento ginecológico y nutricional en su proceso, esto para sanar posibles desórdenes hormonales y lograr su meta de traer un nuevo ser a este mundo.