Cecilia López.14 marzo

¿Es posible que los aromas tengan el poder de mejorar nuestro estado de salud? Cada vez son más las personas que optan por esencias naturales para aliviar el estrés, el dolor de cabeza, los dolores menstruales e incluso para tener más energía, debido a los comprobados beneficios que brindan ciertos aromas.

La aromaterapia es considerada una medicina complementaria que utiliza aceites naturales, provenientes de plantas aromáticas, flores, hojas, semillas, cortezas y frutas. La extracción de estas esencias suele realizarse mediante la destilación al vapor, proceso que ayuda a conservar sus propiedades.

Estos aceites se pueden utilizar holísticamente, donde se suele acompañar con masajes para tratar clínicamente trastornos emocionales y físicos; es decir, usado en combinación con los tratamientos medicinales tradicionales, así como en difusores en casa.

“Nosotros trabajamos al ser humano integral, pero hay que ser realista, no podemos curar una úlcera pero si tenemos muchas cosas que alivian la ansiedad, la tos, el dolor de cabeza, entre otros”, expresó Claudia De La Rocha, líder de región de la marca de aceites esenciales Swiss Just.

A pesar de que su funcionamiento parezca mágico, la aromaterapia tiene una explicación científica sobre su eficacia. Esta terapia actúa sobre el sentido del olfato, mediante la absorción al torrente sanguíneo, ya que aproximadamente el 15% del aire que inhalamos es dirigido al techo de la nariz, donde los receptores olfatorios transportan los aromas a una parte del cerebro llamada sistema límbico, el cual está conectado con el instinto, el humor y la emoción.

Foto: Pexels.com
Foto: Pexels.com

Asimismo, se cree que la aromaterapia puede estimular la liberación de sustancias químicas en el cerebro e incitar la liberación de emociones. No obstante, su uso no es novedad, antiguas civilizaciones la utilizaron para masajes, baños, medicina y embalsamar cuerpos.

El uso de aceites esenciales puede aplicarse con un tratamiento tópico, es decir en contacto con la piel, o inhalado mediante difusores que mantengan las propiedades de las plantas de donde se extrae el producto.

Según De La Rocha, se recomienda utilizar las esencias 3 veces al día y con 2 gotas por sesión. Si bien no debería presentar efectos secundarios, las dosis que se usan deben ser con medida, ya que puede provocar un efecto rebote.

Asimismo, las combinaciones de aceites pueden ser variadas, ya que se pueden hacer mezclas de acuerdo al problema que se quiera tratar. Sin embargo, no todos son aptos para ser mezclados, se debe tener cuidado de no combinar dos con efectos contrarios y es recomendable no utilizar más de 3 aceites.

“Se pueden mezclar dos afines, es decir dos que activan o dos que relajan, por ejemplo, no es recomendable mezclar la lavanda con el romero, porque la primera relaja y el segundo activa”, explicó De La Rocha.

Anote los beneficios

Existen diferentes tipos de aromas con sus particulares beneficios, entre los aceites esenciales más solicitados del mercado encontramos los siguientes:

Árbol de té: Su función de desodorante y anti acné natural lo hace muy solicitado. Basta con diluir dos gotas en agua y aplicarlo sobre la piel, para evitar el mal olor y reducir los granos.

Bergamota: Este aceite se utiliza para mejorar el estado de ánimo, reducir el dolor de cabeza y disminuir la tensión muscular. Estimula las hormonas y el proceso digestivo.

Eucalipto: Además de ser excelente para las vías respiratorias, es buscado para tratar infecciones de la piel. Este tiene una función desinflamante, descongestionante, antiespasmódico, antibacteriano, entre otras. Es recomendado para descongestionar las vías respiratorias y para tratar problemas de la piel como hongos, cortes e infecciones.

Geranio: Se usa para aliviar el estrés, la ansiedad, la tensión, las emociones, el equilibrio y tratar los dolores menstruales. Asimismo, puede ser utilizado para fines de la meditación.

Hierbabuena: Inhalar este aroma puede mejorar la indigestión, fiebre, problemas respiratorios, dolores de cabeza y náuseas. Este aceite es tan efectivo que también es comercializado por las farmacéuticas en forma de cápsulas.

Jazmín: Es antiinflamatorio, antiséptico, analgésico y expectorante. También es un poderoso antidepresivo y puede producir sentimientos como optimismo y euforia. Añadido al baño puede aliviar problemas menstruales y espasmos musculares.

Laurel: Actúa como un analgésico natural y normalmente es utilizado para aliviar el dolor muscular, articular y la neuralgia.

Lavanda: Es utilizado como un sedante y calmante natural para mejorar los problemas de sueño y estrés. Se puede inhalar con breves respiraciones o incorporar unas gotas en la almohada.

Limón: Por su capacidad para aclarar las ideas, mejorar la concentración y ayudar en la toma de decisiones se le conoce también como el aceite racional. Combate las infecciones, ayuda a eliminar las secreciones y despejar las vías respiratorias a través de inhalaciones para tratar resfriados, influenza, gripe, bronquitis y asma. Asimismo, debido a que refuerza la respuesta inmunológica esta especialmente indicado como preventivo durante epidemias de enfermedades contagiosas y en la época invernal.

Manzanilla: Este aroma funciona como relajante natural. Es una de las más suaves de las esencias, por lo cual su uso calmante se adapta muy bien a los niños hiperactivos. Perteneciente al elemento agua y de polaridad negativa, este aceite posee propiedades descongestionantes, ya que activa la circulación linfática y desinflama por relajación, al tiempo que ayuda a evitar la retención de líquidos.

Menta: Puede utilizarse en baños de vapor para afecciones y malestares respiratorios. También sirve para estimular la mente y la concentración, así como para masajes en caso de estrés, malestares musculares y dolores físicos por agotamiento o cansancio.

Naranja: Es excelente para aumentar la energía y proporcionar bienestar. Genera una sensación de felicidad y optimismo en nuestro organismo. Además es antiséptico, diurético, antiinflamatorio y purificante.

Orégano: Es analgésico, antiespasmódico, antiinflamatorio, digestivo, expectorante y combate el agotamiento físico y emocional.

Romero: Entre sus propiedades más reconocidas tiene una acción energizante. También, si se combina con aceite de oliva, servirá para aliviar molestias en la espalda o problemas de circulación.