Mónica Morales.22 junio

La Hidradenitis Supurativa, HS, es conocida bajo distintos nombres como Hidrosadenitis Supurativa, enfermedad de Verneuil o Golondrinos.

Es una enfermedad crónica que causa protuberancias dolorosas, parecidas al acné, que se forman debajo de la piel. A menudo afecta áreas donde la piel se frota, como las axilas y la ingle. Las protuberancias se inflaman y duelen. A menudo se abren, causando abscesos que drenan el líquido y el pus. A medida que los abscesos sanan, pueden causar cicatrices en la piel.

Se ha determinado que esta enfermedad no es contagiosa y tampoco surge como efectos de una mala higiene. Sin embargo, esta enfermedad puede afectar un área o múltiples áreas del cuerpo.

La genética, el medio ambiente y los factores hormonales pueden desempeñar un papel. Algunos casos de Hidradenitis Supurativa son causados por cambios en ciertos genes.

Signos y síntomas
  • Comedones (espinillas o barros): a menudo aparecen en pares o en un patrón de “doble cañón”.
  • Bultos dolorosos del tamaño de un guisante: la afección generalmente comienza con una sola protuberancia dolorosa debajo de la piel que persiste durante semanas o meses. Más tarde se forman más protuberancias. Suelen aparecer en áreas con folículos pilosos con muchas glándulas sudoríparas y sebáceas, como las axilas, la ingle y el área anal. También ocurren cuando la piel se roza, como la parte interna de los muslos, los senos y los glúteos.
  • Túneles: con el tiempo, se pueden formar tractos que conectan las protuberancias debajo de la piel. Estas heridas sanan muy lentamente, si es que sanan, y pueden supurar con olor.

Existen otros factores que pueden empeorar los síntomas como el exceso de peso, el estrés, los cambios hormonales, el calor o la humedad.

“Es importante que todos sepamos cómo identificar los síntomas y acudir al doctor para tener un diagnóstico acertado y, de esta forma iniciar, con el tratamiento correcto”, comentó el Doctor Osvaldo Monge, Médico especialista en Hidradenitis Supurativa.

Detectar y diagnosticar esta enfermedad en etapas tempranas es fundamental para recibir un tratamiento eficaz por parte de un dermatólogo.