El Mercurio/GDA/Chile.17 enero

La hormona irisina, que el cuerpo secreta en mayores cantidades durante la práctica de ejercicio, podría prevenir la pérdida de memoria relacionada con el alzhéimer, según una investigación publicada en la revista Nature Medicine.

Cuando el cuerpo se ejercita, el tejido muscular libera esta hormona, que entra en circulación en el organismo y es capaz de mejorar la capacidad cognitiva, según comprobaron expertos de la U. Federal de Río de Janeiro (Brasil) y la U. de Columbia (EE.UU.) en estudios con ratones con alzhéimer.

Eso sí, los científicos dijeron que se requiere un mayor conocimiento para evaluar si el efecto es similar en los humanos.