Tania Ulloa.13 marzo

Para nadie es un secreto que hay días en los que nuestra concentración y rendimiento no andan muy bien, o que nos cuesta mucho poder terminar alguna tarea pendiente. No por ello quiere decir que sufrimos de déficit de atención, son otras las razones que vienen a afectar nuestra vida como trabajadores o estudiantes.

¿Sabe cuál es la razón del mal rendimiento? La psicopedagoga Yolanda Trejos Zamora comentó que esto ocurre la mayoría del tiempo cuando nuestro cuerpo está agotado; y nuestro cerebro, el que nos colabora con estas actividades, necesita un merecido descanso, siempre y cuando sea de la manera correcta. También ocurre cuando hay una mala alimentación y falta de ejercicio, todo esto hace que este problema se vaya incrementando.

La calidad de sueño ayuda a un mejor rendimiento escolar y mejor aprendizaje. Fotografía: picjumbo
La calidad de sueño ayuda a un mejor rendimiento escolar y mejor aprendizaje. Fotografía: picjumbo
Merecido descanso

Se recomienda fijar diariamente las horas de sueño suficientes. Deben ser ocho horas de descanso, aunque hay personas que duermen un poco menos pero mientras ronde ese promedio de horas todo está bien.

Asimismo, se debe evitar ir a dormir a las horas de madrugada porque no se recupera bien el sueño y al otro día si hay que levantarse temprano es probable que se esté tenso y que pase el día con mucho sueño.

Es importante recalcar que al dormir necesitamos desconectarnos de todo, es decir, dejar de pensar en las tareas pendientes, ya que creará mucho estrés y no nos dejará tener un sueño reparador.

En caso que nos cueste mucho dormir, podríamos realizar algunos ejercicios de relajación o de respiración. También una ducha caliente antes de dormir ayuda a relajar el cuerpo y poder dormir mejor.

Alimentación sana

Es recomendable no comer mucho de noche, evitar comidas pesadas y con mucho azúcar, evitar el exceso de alcohol y proteínas. Preferiblemente de noche es bueno tomar avena, comer frutas, ensaladas, frutos secos, entre otras comidas livianas.

Consejos adicionales:
  • Tener planificado un horario de estudio, que contenga minutos para descansar, al menos para levantarse y moverse luego de una hora, y luego continuar.
  • Fijar un buen lugar para estudiar o trabajar, que tenga en cuenta: buscar un lugar tranquilo, en el que se puedan evitar los ruidos externos que nos desconcentran, con una buena iluminación, que tenga ventilación, y mantener una buena postura.
  • Evitar hacer trabajos en la cama ya que es más probable que nos quedemos dormidos porque el cerebro sabe que a cama es para dormir.
  • Usar estrategias de estudio que más nos sirvan, por ejemplo, investigar si somos más visuales, auditivos, haciendo esquemas o gráficos, o estudiar en voz alta.
  • Cuando está en alguna reunión o charla muy larga se recomienda llevar una libreta e ir anotando lo que dicen para así mantenerse concentrado.

Fuente: MSc. Yolanda Trejos Zamora, especialista en trastornos del aprendizaje y discapacidad cognitiva (tel.: 8824-5627).