Mónica Morales.31 agosto

Winnie Harlow no es solo una modelo canadiense, es un ejemplo para las personas diagnosticadas con vitiligo. Antes de ella, a nadie se le hubiera ocurrido que una persona con severas manchas en todo su cuerpo podría triunfar en una industria donde la belleza importa. Harlow cambió el panorama, ¿acaso se deja de ser bella por una condición en su piel?

El vitiligo es una enfermedad común de la piel, también conocida como melancolía, que se ve cada día con más frecuencia. “Se trata de un proceso autoinmune, es decir, en el que anticuerpos dañinos (que serian como policías malos) atacan las células de nuestra piel que producen el pigmento conocido como melanina”, explica el dermatólogo Rodrigo Martín.

Se caracteriza por manchas blancas bien delimitadas, dichas manchas se dicen son de color similar al de la leche o a la tiza, esto para diferenciarlas de otras enfermedades en las que hay disminución del pigmento pero en forma parcial. Los sitios más comunes donde se presenta el vitiligo es la cara, el cuello, los brazos, la parte dorsal de las manos y los dedos.

La mayoría de los casos se presentan en personas entre los 10 y 30 años de edad y no hay manera de prevenir su aparición. Por suerte, este es un padecimiento que afecta solo la parte estética y no implica ningún problema de salud serio.

Posibles causas

La causa del vitiligo aún es desconocida, no obstante se sabe que se involucran hereditarios y también ambientales. Aproximadamente una de cada 100 personas padece la enfermedad y un 30 % casos se presentan en miembros de una misma familia.

Otra de las posibles causas son problemas sicológicos como estrés o preocupaciones, de ahí que también se le conozca con el nombre de melancolía, y que muchos médicos consideren como parte del tratamiento, el apoyo de un profesional en sicología.

Asimismo, en algunas ocasiones se puede asociar al vitiligo otros problemas autoinmunes, la mayoría de las veces en tiroides por lo que es indispensable efectuar exámenes de sangre para detectar esta posibilidad.

Por ello, cuando alguien sospecha que puede estar padeciendo de esta enfermedad, debe consultar con un médico dermatólogo que le guíe o descarte, ya que muchas enfermedades parecen vitiligo, pero no son.

Marcas de vitiligo

Los principales signos de vitiligo son la pérdida de pigmentación irregular en la piel; coloración blanca o gris prematura del cabello, en el cuero cabelludo, las pestañas, las cejas o la barba; pérdida de color en los tejidos que recubren el interior de la boca y la nariz (membrana mucosa); y, pérdida o cambio de color en la capa interior del globo ocular (retina).

Esta enfermedad se puede manisfestar de diferentes maneras. Si afecta muchas partes del cuerpo se conoce como vitiligo generalizado y es el más frecuente, las manchas sin color suelen presentarse de manera simétrica en partes del cuerpo correspondientes.

También está el vitiligo segmentario que aparece en una sola parte del cuerpo, tiende a presentarse a una edad más temprana, progresa durante un año o dos y luego se detiene. Y, cuando afecta una o solo algunas zonas del cuerpo se conoce como vitiligo localizado o focal.

Además de las manchas en la piel, esta enfermedad puede acarrear otros problemas como angustia social o sicológica, quemaduras de sol, problemas en los ojos y pérdida de la audición.

Tratamiento

Lo ideal seria tratar al paciente en forma temprana y para eso una vez analizado el caso en particular el dermatólogo decidirá cual es el tratamiento que más le conviene.

Aunque actualmente no hay una cura definitiva para esta enfermedad, sí existen tratamientos con los que se puede alcanzar un alto porcentaje de éxito en la repigmentación de las zonas afectadas, fundamentalmente aquellos cuya base terapéutica es una metodología de uso de la luz ultravioleta específica para esta patología, en combinación con inmunosupresores.

El tratamiento de primera línea del vitiligo consta de cremas tópicas de corticosteroides (betametasona, clobetasol) o inhibidores de la calcineurina (tacrolimus, pimecrolimus), lográndose la repigmentación entre un 42 a un 65% de los casos. Los niños tienen respuestas favorables nueve veces más que los adultos.

Los tratamientos disponibles incluyen los esteroides tópicos y orales, la fototerapia (tratamiento con luz ultravioleta tipo B), cirugía, camuflaje, el apoyo sicológico, antioxidantes, inmunosupresores, entre otros.

Además es importante y complementario que la persona lleve un estilo de vida saludable, con bajos niveles de estrés, con actividad física y una alimentación sana.

Los médicos también recomiendan que la persona con vitiligo evite exponerse al sol, porque la parte morena se bronceará y el contraste hará más notoria la presencia de manchas.

El caso de Winnie Harlow

La top model fue diagnosticada con la enfermedad a los cuatro años y su padecimiento no fue obstáculo para cumplir sus sueños de triunfar en la moda. No fue fácil pero a los 19 años llegó a su meta, tras su participación en el programa televisivo American Next Top Model, el cual no ganó pero sí la catapultó como una modelo consagrada.

En su vida, Harlow sufrió todo tipo de burlas de sus compañeros de colegio, que la insultaban y la comparaban con una vaca o cebra debido a sus grandes manchas blancas que contrastaban con su piel oscura. Eso la hizo cambiar de colegio en múltiples ocasiones e incluso contempló la idea del suicidio, como ella misma ha declarado en entrevistas.

Sin embargo, superó los obstáculos buscando su propio molde, asegurando que hay belleza en todo lo que la rodea, como dijo en su charla Tedx. Y es cierto: por su belleza fue elegida como embajadora de la marca Tommy Hilfiger.

“El vitiligo es parte de mí, es parte de lo que yo soy, pero no me define”, aseguró Harlow en una entrevista con la BBC. Y, aunque ha logrado inspirar a muchas personas con vitiligo, ella no se considera grandiosa, asegura que solo es una mujer segura de sí misma.

Fuentes: Dr. Rodrigo Martín, dermatólogo del Hospital San Rafael Arcángel (tel.: 2690 5500) y Mayo Clinic (mayoclinic.org).