Mónica Morales.27 julio

La práctica constante de algún ejercicio físico o deporte es un factor clave para mejorar la salud en cualquier ciclo de la vida, ya que gracias a esto se fortalecen los huesos, el corazón, los pulmones y se tonifican los músculos; además de controlar el peso, por ello simplemente es una de las actividades más importantes para conservar o mejorar la salud.

Sin embargo, el exceso de ejercicio o la mala ejecución de este puede traer algún tipo de lesión, en el caso específico de las mujeres que practican de manera profesional o amateur algún deporte que implique cierto grado de esfuerzo físico, es muy probable que una de las consecuencias adversas que pueden presentar sean problemas en el suelo pélvico, mejor conocida como incontinencia urinaria.

Cabe señalar que este padecimiento se define como la pérdida involuntaria de orina, la cual en ocasiones añade problemas de tipo social e higiénicos que afectan la calidad de vida de quienes la padecen.

“Todas las mujeres están propensas a padecer fugas de orina, sin embargo, las deportistas que realizan ejercicios de alto impacto y gran exigencia física poseen un índice más alto de presentar incontinencia urinaria por esfuerzo, esto se debe a la frecuencia con que se practica ejercicio, el historial deportivo y el arduo trabajo que se realiza durante la actividad física”, indicó Elena Arias, fisioterapeuta de Tena®.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es la que se caracteriza por pérdidas de orina involuntarias causadas por actividades tales como toser, saltar o levantar peso. El ejercicio, en particular los deportes de alto impacto, provocan que aumente la presión en la vejiga y uretra, lo que causa la aparición del padecimiento.

“El ejercicio es fundamental para la salud de todos, hombres y mujeres. La mujer por sus características anatómicas y por los sobreesfuerzos a los que se ve sometida por su sexo (embarazo y parto), requiere tener una especial atención sobre determinadas zonas corporales a la hora de la práctica deportiva. Entre un 10 a un 40% de las mujeres deja de hacer deporte debido a la incontinencia urinaria”, aseguró Arias.

Por esta razón, es muy importante que las mujeres que practican deporte, lo hagan de manera supervisada, con un profesional que les indique cuáles son los ejercicios recomendados según físico y la manera correcta de practicarlos.

Y, en caso que ya en la práctica del deporte aparezcan fugas de orina, es determinante que la mujer acuda al médico para tratar su padecimiento y, que no deba verse obligada a abandonar su rutina de ejercicio.

“La mejor recomendación en caso que la deportista empiece a presentar incontinencia es que acuda a consulta médica para ser valorada por un especialista. Hoy en día existen técnicas que ayudan a mejorar el padecimiento o bien excelentes opciones de productos, tanto para mujeres como para hombres, que permiten que el estilo de vida no se vea alterado, tal es el caso de los productos de la marca Tena®, que garantizan seguridad, frescura y discreción”, enfatizó Arias.