Brenda Alfaro.25 enero

Según información de la Federación Mundial de Esclerosis Múltiple, aproximadamente 428 personas en Costa Rica viven con esclerosis múltiple (EM), la mayoría diagnosticada entres los 20 y 40 años de edad, y en el mundo cerca de 2.3 millones padecen de la enfermedad. La EM es una enfermedad del sistema nervioso que afecta el cerebro y la médula espinal, es autoinmune y crónica.

Es la principal causa de discapacidad en personas de edades entre los 20 y 40 años. Ocurre cuando el sistema inmunológico ataca anormalmente la vaina de mielina (cobertura de fibras nerviosas) de la médula espinal, nervios ópticos y cerebro, lo que provoca inflamación y daño constante.

El doctor Arnoldo Soto, gerente médico de Roche Centroamérica y Caribe (CAC), comentó que el desarrollo de la enfermedad es impredecible y puede reducir de 5 a 7 años la expectativa de vida en la persona, además “la EM es dos veces más común en mujeres que en hombres”, explicó el médico.

Tipos de padecimiento

Existen dos tipos de esclerosis múltiple, la remitente-recurrente, es la más común y se caracteriza por presentar ataques, recaídas y remisión de síntomas, después el paciente puede sufrir indicios de empeoramiento ininterumpido; y la Esclerosis primaria-progresiva , se manifiesta de manera gradual, afectada por síntomas de empeoramiento continuo, aunque presenta acumulación de indicios asociados a discapacidad a lo largo del desarrollo de la enfermedad, no posee recaídas.

¿Cómo identificar la esclerosis múltiple?

Entre los síntomas están el cansancio, espasmos y dolores, visión doble o borrosa, movimientos oculares rápidos e involuntarios o pérdida total de la visión.

Asimismo, se pueden presentar problemas del habla y con la memoria a corto plazo, temblor en las manos, debilidad en los miembros, pérdida de fuerza o sensibilidad, vértigo o falta de equilibrio, sensación de hormigueo o entumecimiento, problemas de control urinario e intestinales y dificultad para andar o coordinar movimientos.

Para tratar la enfermedad se utiliza una serie de medicamentos y terapias para complementar, ya que actualmente no existe cura. Además se suele orientar a la familia del paciente para lograr una mejor calidad de vida, independencia, e intentar retardar en la medida de lo posible la aparición de la discapacidad. La terapia física es altamente recomendada.

La farmacéutica Roche ha desarrollado un nuevo fármaco biológico que recientemente ha demostrado resultados muy favorables, en términos de eficacia y seguridad tanto para pacientes con el tipo remitente-recurrente, así como la primaria-progresiva que de hecho en el pasado no poseía alternativas de tratamiento, Ocrelizumab es utilizado por más de 70.000 personas en el mundo y se encuentra disponible en Costa Rica.

“Muchas veces, los síntomas de la EM pueden ser inhabilitantes y, considerando que este es un padecimiento que no tiene cura, los tratamientos están orientados a retardar la progresión de la enfermedad, darle una mejor calidad de vida al paciente, para que se recupere mejor de los ataques y tenga mayor independencia”, agregó el doctor Arnoldo Soto.

Fuente: Compañía de salud Roche (https://www.roche.com/)