Melissa Hernández.17 agosto, 2015
Hígado graso.
Hígado graso.

La obesidad es una condición que puede acarrear consecuencias negativas en la calidad de vida. Según la nutricionista Shirley Quirós, un peso muy elevado según lo recomendado aumenta en un 80% las posibilidad de presentar hígado graso. Asimismo, alrededor del 97% de los mayores de 40 años con obesidad mórbida presentan está condición hepática.

El hígado graso, llamado en la jerga médica esteatosis hepática, es una condición benigna pero que puede desembocar en problemas como la cirrosis. Esto ocurre, según la doctora en los niveles 3 y 4 de esta condición. En los primeros dos el riesgo es menor y una consecuencia directa del exceso de peso, y los niveles elevados de triglicéridos y colesterol en la sangre.

El ejercicio físico es parte del tratamiento del hígado graso.
El ejercicio físico es parte del tratamiento del hígado graso.

Además de la obesidad, muchas otras causas se aúnan a tal padecimiento: el estrés, la mala alimentación, la genética, el consumo de alcohol y de algunos medicamentos. Otras enfermedades aumentan la posibilidad de padecer de hígado graso. Según Quirós, entre el 20% y el 50% de los diabéticos puede llegar a padecerlo. En los pacientes con niveles altos de triglicéridos la incidencia ronda el 70% y 75%. En contraste, solamente el 8% de las personas con un peso entre los rangos saludables llega a presentar tal condición hepática.

La detección no es sencilla ya que muchas personas no presentan síntomas, solamente algunos sentirán un dolor o presión en el cuadrante superior derecho del abdomen. Es en los exámenes de rutina que esta puede diagnosticarse. Estos puede recomendarse tras determinar anomalías en la grasa de la sangre, a partir de los análisis que cada persona debe realizarse anualmente.

¿Cómo prevenirlo y tratarlo?

  • Reduzca el consumo de harinas blancas, azúcares y alimentos altos en grasas saturadas. El tratamiento del hígado graso incluye, en muchos casos, la reducción de peso.
  • Realice actividad física, como caminar, trotar o nadar.
  • Diversos estudios han relacionado el consumo de café con el tratamiento del hígado graso. Al parecer, el consumo de cafeína ayuda a metabolizar la grasa de esta zona.
  • Consuma alcohol con moderación. Quienes tienen hígado graso muchas veces deben eliminar completamente las bebidas alcohólicas.

Fuente: Shirley Quirós, nutricionista de Total Natural, y doctora Mariela Molina.