GDA .2 enero

Tomar antidepresivos, tener estrés postraumático o sufrir ansiedad son factores de riesgo que pueden provocar en algunos casos un trastorno del sueño de la fase REM, en el que la persona se vuelve violenta mientras duerme.

Así lo asegura un estudio publicado en la versión online de Neurology, la revista de la Academia Americana de Neurología que analizó a 30.097 personas con una edad promedio de 63 años. Sin embargo, los medicamentos no serían los únicos responsables de este trastorno conductual del sueño REM, que hace que las personas peguen patadas, manotazos, griten y puedan llegar a provocarle daño a quien duerme a su lado.

“Si bien aún se desconoce mucho sobre el trastorno conductal del sueño REM, este puede deberse a medicamentos o puede ser un signo temprano de otra afección neurológica, como la enfermedad de parkinson, la demencia con cuerpos de Lewy o la atrofia multisistémica”, explica el doctor Ronald Postuma de la Universidad McGill (Canadá), miembro de la Academia Americana de Neurología y principal autor del estudio.

Durante la fase normal de sueño REM el cerebro envía señales a los músculos para evitar que estos se muevan. Sin embargo, para las personas con este desorden del sueño esto no ocurre y mientras duermen pueden actuar de manera violenta.

.
.

Según el estudio, las personas que presentaban el desorden tenían 2,5 veces más posibilidades de reportar estar tomando antidepresivos y la misma posibilidad de tener un estrés postraumático. El estudio también vio que los hombres tienen dos veces más posibilidades de desarrollar este trastorno del sueño que las mujeres.

La neuróloga Carolina Aguirre, directora del Centro del Sueño de la Red de Salud UC Christus, comentó que el objetivo es encontrar un tratamiento de neuroprotección que permita evitar el desarrollo de estas enfermedades, algo en lo que aún se trabaja.

“Hay que consultar cuando este trastorno pasa a ser progresivo en el tiempo, cuando se vuelve cada más frecuente”. En algunos casos puede ocurrir una vez por semana, en otros, varias veces en una noche.

Aguirre, quien además es docente de la U. Católica, agregó: “Para estos pacientes puede haber períodos peores o mejores. Se trata de pacientes que empiezan a actuar lo que sueñan y en general el sueño coincide con un contenido violento: sueñan que los atacan, que persiguen o que pelean con animales, por ejemplo”.