Mónica Morales.12 julio

Una de las principales causas de mortalidad en el país son las enfermedades cardiacas, que según estudios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se dan generalmente por una mala alimentación, sobrepeso, hipertensión arterial y tabaquismo.

Para prevenir enfermedades del corazón hay tres pilares fundamentales. El primero es la actividad física, lo ideal es realizar 30 minutos de ejercicio aeróbico (caminar, correr, nadar, andar en bicicleta, etc.) cinco veces por semana.

El otro elemento importante es la alimentación baja en grasa, con muchos vegetales, frutas y poca sal. Y, el tercer pilar es prevenir factores que aumenten el riesgo: estar pendientes de la presión arterial y eliminar el consumo de cigarrillo, que es de las cosas más perjudiciales que pueden haber para el corazón.

Además es importante conocer cuáles son síntomas de alerta, cuáles exámenes médicos me pueden salvar la vida y cómo influye su historial familiar.

Insuficiencia cardiaca

Otro padecimiento del corazón es la insuficiencia cardiaca. Esta enfermedad ocurre cuando el corazón no bombea la sangre que el organismo requiere para ejecutar sus funciones habituales, lo que genera un músculo débil o demasiado rígido para llevar a cabo su función de manera adecuada.

Más de 20 millones de personas en el mundo padecen insuficiencia cardíaca y este padecimiento provoca de dos a tres veces más muertes que los cánceres avanzados como el cáncer de intestino o el de pecho.

Los síntomas de atención de este padecimiento son: dificultad para respirar, cansancio, hinchazón en las piernas –más visible en los tobillos–, tos persistente, sensación de ahogo al acostarse y aumento rápido de peso. Si se presenta solo un síntoma de insuficiencia cardiaca, no es motivo de alarma; pero si tiene más de uno de ellos es recomendable consultar a su cardiólogo y solicitar una evaluación.

Exámenes médicos

La prevención es primordial para proteger al corazón y, si es necesario, recibir la medicación pertinente. Para saber cuál es su estado de salud cardiaca se recomiendan hacerse controles médicos anuales.

Lo inicial es un hemograma, control de colesterol, azúcar, ácido úrico, exámen de orina y, dependiendo del riesgo, una placa de tórax y un electrocardiograma. Con estos resultados, un médico puede tener un panorama y evaluar el riesgo.

El riesgo de padecer del corazón aumenta significativamente en los hombres a partir de los 40 años, y en las mujeres cerca de los 50 años. Por eso, en términos generales, los chequeos médicos se deben iniciar a partir de los 40 años, sin embargo, eso varía según el historial médico de cada persona.

Hay que estar pendiente del historial familiar, sobre todo a eventos cardiacos previos, y en caso de diabetes e hipertensión.

Alimentación para el corazón

Una dieta saludable puede ser clave para evitar padecimientos cardiacos. Los nutricionistas recomiendan el consumo de proteínas magras por contener una menor cantidad de grasa y estar enfocadas en bajar el colesterol, lo que disminuye en gran manera el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Un gran aliado es el cacao negro u oscuro que contiene más de 30 sustancias antioxidantes como los polifenoles indispensables para la salud cardiovascular.

Otro producto recomendado son las semillas de chía, sus ácidos grasos esenciales evitan el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y sus minerales reducen la presión arterial.

Por su parte, los frutos secos poseen altos índices de minerales, potasio, magnesio, zinc y selenio, mejorando el funcionamiento del corazón.

La recomendación general es que la alimentación sea lo más natural posible y con poca sal; debe contener frutas y vegetales crudos, hojas verdes, semillas sin tostar y una ingesta baja de productos empacados, enlatados y procesados.

¿A qué debe prestar atención?
  • Cansancio anormal: sobre todo por esfuerzos que antes no lo causaban. Esto ocurre porque la sangre no llega adecuadamente a los músculos y se provoca una situación de fatiga muscular.
  • Respiración fatigosa: por estancamiento de los líquidos en los alvéolos de los pulmones. Si al estar acostada se presenta una sensación de ahogo que obliga a levantarse y dormir sentada.
  • Sensación de llenura: preste atención cuando siente lleno el abdomen aún sin haber comido, padece de anorexia o falta de apetito.
  • Tos seca: a veces puede aparecer tos seca y persistente motivada por la retención de líquido en los pulmones.
  • Sensación de mareo: la reducción del flujo sanguíneo al cerebro puede provocar sensaciones de mareo, confusión, mente en blanco y breves pérdidas de conciencia. Si se presentan estos episodios es recomendable sentarse o acostarse.
  • Disminución de la orina: la insuficiencia cardiaca puede provocar que el flujo de sangre a los riñones no sea suficiente, y se produzca retención de líquidos por disminución de la orina. Esta hinchazón suele localizarse en las piernas, los tobillos o el abdomen. Y a veces se orina más por la noche que por el día.
  • Falta de aire: a esto se le llama disnea y es la falta de aire con esfuerzo leve y mala tolerancia al ejercicio por fatiga.

Fuentes: Dr. Daniel Quesada, cardiólogo y Dr. David Rodríguez, Director Área Terapéutica Cardiovascular y Metabolismo de Novartis para Centroamérica y el Caribe