Cecilia López.4 diciembre

Desde hace algunos años se sabe que el café contiene sustancias que son beneficiosas para la salud y para el cerebro, pero, hasta hace poco tiempo, se lograron identificar algunos de los componentes que permiten que esta popular bebida nos proteja contra el deterioro mental.

Si bien es cierto que beber café puede tener beneficios y riesgos para la salud, un estudio realizado en el año 2016 en la Universidad de Ulster en Coleraine, Reino Unido, concluyó que los beneficios para la salud del consumo moderado de café "claramente superan" los riesgos potenciales.

Uno de estos beneficios es que el café parece proteger el cerebro contra el deterioro cognitivo y mejorar el raciocinio.

¿Qué tiene el café que es tan beneficioso para la salud cognitiva?

Esta pregunta fue respondida en un nuevo estudio del Instituto Krembil para el Cerebro, en Toronto, Canadá.

"El consumo de café parece tener cierta correlación con un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y de Parkinson”, señala el Dr. Donald Weaver, codirector del Instituto del Cerebro de Krembil.

Los resultados del estudio, publicados en la revista Frontiers in Neuroscience, sugieren que la clave de los beneficios protectores del cerebro que tiene este producto no radica en su contenido de cafeína, sino a la existencia de compuestos que se liberan en el proceso de tueste de los granos de café.

Los beneficios se dan en el proceso de tueste del café

En el estudio mencionado, los investigadores decidieron analizar los efectos de tres tipos de café: tostado oscuro con cafeína, tostado ligero con cafeína y tostado oscuro descafeinado.

“Tanto el café tostado oscuro con cafeína como el descafeinado tenían un efecto idéntico en las pruebas experimentales iniciales. Por esto, dedujimos que su efecto protector no podía deberse a la cafeína”, comentó el Dr. Ross Mancini, coautor del estudio e investigador en química médica.

Gradualmente, los investigadores comenzaron a concentrarse en un conjunto de compuestos llamados fenilindanos, los cuales se forman durante el proceso de tueste de los granos de café y dan a esta bebida su sabor amargo.

Son los fenilindanos, los que parecen inhibir la unión de las placas amiloideas tau y beta. Estas sustancias son proteínas tóxicas, y su acumulación excesiva en el cerebro es un factor clave en las condiciones neurodegenerativas, como el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Estos fenilindanos actúan como un inhibidor de ambas condiciones.

Parece ser que el tiempo de tueste más largo hace que los granos de café produzcan más fenilindanos. Esto sugiere que el café tostado oscuro, ya sea regular o descafeinado, tiene el efecto protector más fuerte en el cerebro.

“Es la primera vez que alguien investiga cómo los fenilindanos interactúan con las proteínas responsables del Alzheimer y del Parkinson”, dice el Dr. Mancini.

En el futuro, los investigadores pretenden realizar investigaciones más detalladas sobre las propiedades de los fenilindanos y sus efectos en el cuerpo una vez ingeridos. Según el Dr. Mancini, "el siguiente paso sería investigar qué tan beneficiosos son estos compuestos y si tienen la capacidad de ingresar al torrente sanguíneo o cruzar la barrera hematoencefálica".

La madre naturaleza es sabia

Para los investigadores, otro aspecto emocionante de este descubrimiento es que estos compuestos del café son naturales y no requieren ser sintetizados en un laboratorio, lo que los hace menos complicados de producir.

"No hay mejor químico que la madre naturaleza, pues tiene la capacidad de fabricar estos compuestos”, agregó el Dr. Mancini.

Ahora bien, el Dr. Mancini enfatiza que antes de utilizar los fenilindanos como una opción para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, se deben hacer más investigaciones de cómo estos compuestos funcionarían en un contexto terapéutico.

“Lo que hemos logrado con este estudio es demostrar que, efectivamente, hay componentes en el café que son beneficiosos para prevenir el deterioro cognitivo”, comentó el Dr. Mancini.