Mónica Morales.13 septiembre

Las alteraciones del sueño que tienen que ver con trastornos respiratorios, tienen tratamientos multidisciplinarios, en donde se involucra, entre otras disciplinas, al odontólogo.

El odontólogo puede aportar con el diseño de diferentes aparatos intraorales que logran modificar la anatomía de las vías aéreas superiores para evitar la obstrucción o colapso que ocurren mientras se duerme.

“A la hora de dormir, el cuerpo entra en un estado de relajación. Durante este momento, y por la posición generalmente horizontal que adoptamos al dormir, hay una variación en el tono muscular y disposición de algunas estructuras anatómicas. Un ejemplo de esto es el paladar blando y la lengua. Esta situación genera una reducción en el flujo de aire, dando como resultado una vibración en los tejidos y un efecto sonoro que conocemos como ronquidos”, explica Carlos Barrantes, cirujano dentista de OG Center.

Barrantes agregó que el paciente puede realizarse ciertas pruebas para conocer el origen del ronquido. El cuestionario debe ser minucioso y debe dirigir al paciente a responder preguntas claras y específicas sobre sus hábitos para dormir. Esta entrevista debe ser acompañada de un examen clínico profundo, en busca de señales de alerta como aumento del tamaño de la lengua, inflamación en el paladar y la úvula, la relación de la mandíbula con respecto al hueso maxilar, entre otros.

El diagnóstico les permite a los especialistas llegar a generar un tratamiento definitivo, que en muchos casos involucra odontólogo, médico general, otorrinolaringólogo, nutricionista e internista.

El tratamiento puede incluir intervención quirúrgica, el uso de aparatos intraorales e incluso cambios en la dieta del paciente.

Ronquidos en aumento

Un estudio publicado en el 2017 por la Revista de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia señaló que en las últimas dos décadas el síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS) aumentó a 10% en hombres de 30 a 49 años, a 17% en hombres de 50 a 70, a 3% en mujeres de 30 a 49 y a 9% en mujeres de 50 a 70.

Se calcula que el 20% de adultos de edad media tiene al menos SAHOS leve y el 80% de los casos permanecen sin diagnosticar, de ahí la importancia de consultar ante la menor duda.

Según el odontólogo Barrantes es importante que los pacientes que padecen este tipo de problemas le presten atención, ya que las roncopatías y trastornos respiratorios del sueño pueden generar un deterioro en las funciones cognitivas, alteraciones conductuales y un impacto negativo en el metabolismo. De esta manera, la mala calidad del sueño afecta la capacidad intelectual, sin mencionar que se puede desarrollar fatiga crónica como consecuencia.

Fuente: OG Center.cr (tel.: 4070-0740).