Irene Vizcaíno.21 marzo
La familia francesa permaneció en aislamiento en una sala del Hospital de Puntarenas. Foto: Cortesía de la CCSS
La familia francesa permaneció en aislamiento en una sala del Hospital de Puntarenas. Foto: Cortesía de la CCSS

Análisis de laboratorio confirmaron que dos niños estadounidenses residentes en Cóbano, Puntarenas, tienen sarampión, mientras que todavía están pendientes los resultados de otros dos de sus siete hermanos.

La información fue dada a conocer la tarde de este jueves por el Ministerio de Salud, un día después que se se conociera el caso de la familia, de 11 miembros, que se mantiene en aislamiento en su casa.

“Los niños, de 7 y 9 años de edad, a los cuales se les comprobó la enfermedad, no habían recibido vacunación, tampoco sus hermanos”, informó Salud.

Los menores, al parecer, pudieron haber adquirido el virus de otra estadounidense que visitó ese hogar y quien presentaba síntomas de sarampión, por lo que estos casos se califican como relacionados con un caso importado. La mujer ya salió de Costa Rica.

En este hogar incluso intervendrá el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), pues los menores no asisten al sistema educativo.

Según Salud los últimos casos autóctonos de sarampión se dieron en el 2006.

Los nuevos enfermos del virus se dan a conocer unas semanas después de que también un niño francés lo presentara. El menor venía con sus padres a vacacionar a Santa Teresa de Cóbano.

En ese caso, no solo se aisló a la familia en el Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, sino que también se realizó todo un operativo para ubicar a los pasajeros del vuelo donde llegaron al país y personas con quienes tuvieron contacto.

Tampoco ese niño estaba vacunado.

Desde Casa Presidencial: conferencia de prensa del Ministerio de Salud sobre casos de sarampión. Participan Ministro de Salud Daniel Salas, y el director de Vigilancia de la Salud, Rodrigo Marín.

Posted by nacion.com on Thursday, March 21, 2019

De nuevo, en el caso de los estadounidenses, se activó el protocolo de vigilancia para saber de posibles contactos de esta familia.

“Reiteramos a la población la necesidad de que los encargados de menores velen por la salud y el bienestar de sus hijos e hijas asegurándose que cuenten con el esquema completo de vacunación” expresó Daniel Salas, ministro de Salud.

El jerarca recordó que el sarampión fue la quinta enfermedad cuya transmisión se eliminó en las Américas, después de viruela, polio, rubéola y el síndrome de la rubéola congénita

Esto se logró luego de intensos esfuerzos de vacunación masiva, "los cuales no deben ser descuidados, hasta tanto no se logre su erradicación total”, enfatizó el ministro.

El esquema de vacunación en el caso de sarampión está compuesto por dos dosis, una al año y tres meses de edad, y otra al ingresar a la escuela.

Esta enfermedad provoca fiebre, congestión nasal, tos, conjuntivitis y un brote en piel que empieza en la cabeza y se expande por el cuerpo hacia los pies, alcanzando las caderas alrededor del segundo día. Se transmite por gotitas de saliva, principalmente por medio de tos y estornudos a aquellos individuos que no hayan recibido inmunización.

En Costa Rica la campaña de vacunación para menores de 10 años se mantiene hasta el 31 de marzo.