Mónica Morales.22 marzo, 2018

La mayoría pensamos en ver a un dermatólogo por problemas de acné, para quitarnos verrugas o hasta por ciertas dudas de cáncer, pero la piel presenta tantos cambios constantes que no siempre es fácil identificar señales de alerta.

Un buen dermatólogo puede decirle qué ocurre con su cuerpo con tan sólo ver su piel. Cualquier cosa inusual que aparezca en su cuerpo puede ser indicador de un problema grave.

Tonalidad roja en el rostro

La mayoría tenemos un tono rojo en la piel, pero el sonrojo constante no quiere decir que estás apenada todo el tiempo. Si el sonrojo tiene forma de mariposa, en un caso extremo puedes tener lupus, una enfermedad crónica autoinmune que se diagnostica con una prueba de sangre.

Quienes tienen lupus también experimentan fatiga extrema y dolor o inflamación en las articulaciones. Si notas estos síntomas, no te estreses, mejor consúltalo con tu doctor para aclarar dudas.

Piel muy seca

La piel reseca durante el invierno es normal, pero si ha notado que el problema persiste a pesar del clima, debería revisarlo. Si su piel está muy seca, podría tener un problema de tiroides.

Sólo se necesita una prueba de sangre para corroborarlo. Para algunas personas, tener la piel seca es normal, pues no siempre es un indicador de algo grave. Pero si este síntoma va acompañado de fatiga, pérdida de cabello y debilidad muscular, haga cita con su doctor.

Piel muy pálida

Aunque muchos tenemos una complexión pálida, ponga mucha atención si nota cambios en su piel. Si se está pálida, podría tener anemia; también presentaría fatiga, falta de respiración y extremidades frías. Es importante hacerse exámenes de sangre para un diagnóstico de anemia.

Desafortunadamente la pérdida de color está ligada a muchas enfermedades, así que debería revisarlas con su doctor para descartar problemas a futuro.

Pérdida de cabello

Es normal perder un poco de cabello, pero si nota que el problema va más allá de lo habitual, un dermatólogo podría ayudarle a identificar el problema. La pérdida del cabello puede ser por estrés, un problema de tiroides o alguna condición autoinmune.

Necesitan examinar profundamente para encontrar la causa y planear un tratamiento. El primer paso es consultarlo con un experto.

Sudor excesivo

Todos sudamos; algunos lo hacen más que otros, pero en exceso puede indicar un problema.

Una llaga que no sana

Un lunar extraño no es lo único que se debe tener en consideración: cualquier llaga también es alarmante. Cuando una llaga no se cura en unas semanas, podría ser señal de cáncer. Asimismo, las llagas recurrentes o que no desaparecen apropiadamente también son señal de una infección o inflamación.

Aunque los problemas de la piel pueden ser ocasionalmente sutiles, es importante poner atención a los síntomas de alarma.