El Mercurio/GDA/Chile.24 junio

Salir de vacaciones no solo ayuda a desconectarse de la rutina y descansar mente y cuerpo; también es un factor que favorece una buena condición cardíaca a largo plazo.

“Descubrimos que las personas que toman vacaciones con mayor frecuencia durante el año tienen un menor riesgo de síndrome metabólico y otros problemas cardiovasculares”, comenta Bryce Hruska, profesor asistente de Salud Pública de la Universidad de Siracusa, en Nueva York (EE.UU.).

El síndrome metabólico es un conjunto de factores de riesgo para la salud cardiovascular, como hipertensión, colesterol alto y sobrepeso. La investigación liderada por Hruska proporciona evidencia médica que confirma los beneficios de las vacaciones, especialmente para el corazón.

“Esto es importante porque estamos viendo una reducción en el riesgo de enfermedad cardiovascular cuantas más vacaciones tiene una persona. Significa que los síntomas metabólicos se pueden cambiar o ser eliminados”, añade.

Hruska sugiere que una persona puede reducir sus síntomas metabólicos y, por tanto, su riesgo cardiovascular, simplemente al tomar unos días libres. “Si las personas usan más este beneficio que tienen a su disposición, se traduciría en un beneficio tangible para la salud”.