María Fernanda Cruz.20 junio, 2014

La moda es purgarse y el resto es puro eufemismo. Le pueden decir “desintoxicación”, “limpieza” o “purificación” pero si se mete con su intestino grueso el daño es igual, sin importar el nombre.

La limpieza intestinal es una práctica inadecuada que se volvió popular a inicios del siglo XX. Consiste en desechar todo lo que hay adentro del colon bajo la premisa de que su contenido podría intoxicar el resto del cuerpo. En 1919, la Asociación Americana de Medicina descartó la teoría de la “autointoxicación” y condenó la práctica de desintoxicarse.

fibromialgia
fibromialgia

En pleno siglo XXI, la práctica volvió a convertirse en el último grito de la moda, de la mano de modelos y actrices cuyo cuerpo es perfecto para mercadear cualquier producto que hable de bienestar.

Quienes ofrecen este tipo de tratamientos (con hierbas, tés, laxantes o limpiezas hídricas) dicen que, después, usted tendrá más energía, estará menos estresada y más limpia. Los videos que la recomiendan muestran inmundicias relacionadas con lo que “antes usted tenía ahí adentro”. Es normal que una empiece a preguntarse: ¿por qué no renovar mi intestino de vez en cuando?

Porque es falso: los beneficios nunca se han comprobado científicamente. Mientras usted pretende “renovar” su intestino, puede sufrir de dolores abdominales que la podrían mandar al hospital, de naúseas, dolores de cabeza, vómito y hasta deshidratación.

Una limpieza de colon puede ser aún peor si se introducen elementos ajenos en el intestino, aclara la publicación “Los peligros de la limpieza de colon”, de The Journal of Family Practice. Por ejemplo, en la limpieza hídrica se introduce abundante agua en el intestino para limpiarlo por completo. Con los aparatos y el agua se pueden implantar bacterias que no tendrían por qué estar allí.

Así es como usted, tratando de verse y sentirse mejor, podría quedar sin flora intestinal para asimilar la comida que le entra por la boca o incluso provocarse una enfermedad que antes no tenía, cuando la naturaleza le ha dotado de lo que necesita para deshacerse de la basura intestinal.

“El cuerpo tiene un sistema para detoxificarse solo (se llaman orina y heces). Y para las personas saludables, eso es lo único que se necesita”, le dice el investigador Ranit Mishori a la revista Time.

El gastroenterólogo Pablo Navarro explica que este procedimiento solo es recomendable antes de una clonoscopía que se debe practicar por primera vez a los 50 años, para descartar el cáncer en la zona. “Esa técnica no la utilizamos para tratar ninguna enfermedad. Para curar el estreñimiento solo recomendamos laxantes muy suaves que normalicen el tráfico intestinal. Los tratamientos que ofrecen limpiarle el colon con otros fines son una estafa”, agrega.

Al final de cuentas, la mayoría tenemos la solución a la mano: comer mucha fibra, granos, frutas; poco pan y lácteos saturados en grasa.

Fuentes: The Journal of Family Practice. Dr. Pablo Navarro, gastroenterólogo (Tel.: 2441-8885)