Daniel Kaizen Valerio.24 junio

La primera vez que escuché el término ¨Mastermind¨ no entendí bien lo que significaba. Fue hasta un tiempo después que leí el libro Piense y Hágase Rico de Napoleon Hill, que comprendí la definición que nos da el autor: "una alianza de dos o más mentes en un espíritu de perfecta armonía y cooperación para el logro de un propósito definido".

En el capítulo que habla sobre cómo crear el correcto equipo de trabajo para la creación de riqueza, Hill explica que no es lo mismo una persona pensando en un objetivo, a un grupo de personas concentradas en ese mismo objetivo. 

Hill detalle que al unir varias mentes con un mismo propósito definido algo sucede, algo cambia el ambiente y las vibraciones. 

Al unir las fuerzas mentales de diferentes personas se consigue conectar con la inteligencia infinita y es de esta inteligencia infinita de la cual han surgido muchas de las grandes ideas que han cambiado la historia, la industria y el mundo para siempre. 

En el libro, Hill llegó a la conclusión de que un grupo de personas con ideas afines y orientadas al logro de estas, permitía con mayor facilidad la realización y éxito de dichas ideas.

Algunos emprendedores cometen el error de convertirse en llaneros solitarios, creyendo que al no buscar ayudar de nadie están protegiendo su idea de que otras personas la puedan copiar y plagiar su negocio. 

Otros emprendedores creen que al ser llaneros solitarios podrán ser mucho más ricos pues las ganancias de sus negocios serán solo para ellos ya que no tienen que compartir con nadie. 

Esto es otro grave error pues la idea detrás del mastermind es conseguir personas que sean más inteligentes, con más experiencia y con mucha más riqueza que tú. 

Estas personas le ayudarán a no cometer errores que podrían costarle mucho dinero y, en el peor de los casos, podrían llevarle a la ruina. 

Es mucho mejor ganar el 30% de un negocio que produce $1.000.000 anuales que el 100% de un negocio que produce solo $100.000 o peor aún, el 100% de un negocio que fracasó. 

Para escribir este libro Andrew Carnegie, uno de los hombres más ricos del mundo se reunió con el joven Napoleón Hill y le preguntó si deseaba investigar la razón del por qué algunos hombres han podido lograr crear riquezas inimaginables. 

El joven Hill le dijo que sí y Carnegie le preguntó: “¿No importa que esta tarea te lleve 20 años?” Hill asintió y así comenzó a investigar a 500 de los hombres más ricos y exitosos del mundo. 

Basado en toda la información recopilada de estas personas ultra exitosas Hill logró extraer la esencia del éxito la cual plasmó en el libro Piense y Hágase Rico. 

Hill pronto se dio cuenta que uno de los factores determinantes del éxito de personas como Andrew Carnegie, Thomas Edison y Henry Ford fue la creación de un mastermind, un equipo de trabajo conformado por personas más inteligentes, más exitosas y más experimentadas que tú. 

Algo muy importante para recordar sobre este tema es que cuando Andrew Carnegie murió, mandó a que escribieran en su tumba: “Aquí yace un hombre que supo rodearse de hombres más inteligentes que él”.

Al estar rodeado de personas con capacidades intelectuales mayores que las suyas usted puede aprovechar el poder y la sabiduría de ellos, y establecer un grupo de apoyo en caso de que tenga dudas y quiera tirar la toalla cuando las cosas se pongan difíciles. 

Esto es algo sumamente difícil de lograr cuando una persona está intentando formar un negocio totalmente solo. 

Imagine nada más el impulso que tendría su negocio si estuviera amparado de varias personas que estén librando la misma batalla que usted, en la misma trinchera, en la misma dirección, con una misma visión. 

¿Cuántas más opiniones y soluciones tendría gracias a su mastermind? ¿Cuántas más ideas novedosas e ingeniosas tendría gracias a estas personas? ¿Cuántas más alternativas a posibles contratiempos y problemas podría encontrar con su ayuda? ¿Cuán fácil sería conseguir el capital que necesita para su negocio al estar amparado por este mastermind?

Puede aprovechar las habilidades, el conocimiento, las experiencias, las ideas y las fortalezas de los demás como si fueran suyas y, en el proceso, crear una sinergia dentro de su grupo y una preciosa recopilación de pensamientos y lluvia de ideas que de otro modo posiblemente nunca hubieran ocurrido.

Los beneficios de estar dentro de un grupo de expertos son abundantes. Le facilita encontrar contactos de marketing, proveedores, socios potenciales, inversionistas e información sobre nuevas oportunidades de adquisiciones, así como consejos sobre cómo mejorar la forma en que se administra su negocio. 

Es muy importante entender que la idea del mastermind no es solo su beneficio propio, si no el bien común. Lo colectivo priva sobre lo individual. Es importante recordar que la responsabilidad de todos los miembros del mastermind es con todos los miembros y no individual. 

Al principio es importante recordar que es mejor dar que recibir y probablemente tendrá que dar para luego poder recibir, si va a almorzar con alguna de las personas que quiere incluir en su mastermind, ¡usted debería pagar la cuenta! 

Recuerde crear afinidad y amistad con estas personas ya que serán uno de los pilares de su negocio en el futuro. Definitivamente muchos emprendedores prefieren ir por el camino más largo al emprender solos. 

Si construyeran su mastermind podrían avanzar mucho más rápido de lo que lo hacen. Si usted ya tiene un negocio o pretende iniciar uno, comience a construir su mastermind cuanto antes, no se arrepentirá. 

Si le gustaría escuchar el audiolibro completo de ‘Piense y Hágase Rico’ lo puede escuchar en mi canal de YouTube donde periódicamente estoy subiendo contenido de valor para todas y todos los emprendedores de Latinoamérica y el mundo.