Daniel Kaizen Valerio.4 junio

Las mujeres son parte fundamental del mundo de los negocios y, aunque el equilibrio de género cada vez es más justo, aún hay trabajo por hacer.

El machismo en muchos países de Latinoamérica no se ha logrado erradicar al 100% y la presión que sufren algunas mujeres de hacer más trabajo por menos salario todavía prevalece en el entorno corporativo actual. Por esta y otras razones, algunas mujeres eligen comenzar sus pequeñas empresas y convertirse en sus propias jefas, donde el cielo es el límite y el éxito depende de ellas mismas.

Aquí hay algunas cosas que las aspirantes a empresarias deben tener en cuenta antes de comenzar su propia empresa:

El primer paso importante hacia una aventura empresarial exitosa es rodearse y hablar con tantos profesionales de negocios como sea posible. Esto incluye un abogado o abogada, que pueda ayudarle con los matices de la redacción de contratos de empleados, contratos de alquiler de locales comerciales, contratos privados con inversionistas o proveedores, etc…

También un contador o contadora, que es esencial para el desarrollo exitoso de cualquier negocio nuevo, y una parte integral de cualquier negocio existente. Igualmente, es buena idea ponerse en contacto con un coach de negocios o simplemente con alguien que ya haya pasado por el camino que está a punto de pasar.

Este tipo de experiencia puede ser invaluable para cualquiera que inicie su propio negocio. Estas personas pueden mostrarle qué problemas evitar y qué hacer durante las primeras fases de su emprendimiento (como dónde conseguir capital de inversión).

Un detalle que muchas personas olvidan es el uso correcto de los seguros. Algunas veces es mejor pagar un seguro costoso pero que brinde paz mental ante cualquier infortunio. Así, en caso de emergencia podrá centrar una mayor parte de sus energías en su negocio y no en preocupaciones externas.

En tercer lugar, deberá decidir si desea conseguir un socio o no. Hay muchos inconvenientes y desventajas cuando se trata de crear una asociación comercial. Puede proporcionarle capital de inicio, pero también podría estar poniendo sus ideas a merced de otra persona que tal vez no comparta su misma visión. Aún así, si sabe elegir a su socio capitalista, este podría darle el empujón que su negocio tanto necesita.

Después de completar los pasos anteriores, querrá crear un plan de negocios que detalle la misión, los objetivos y el costo de su negocio para el primer año de operaciones. Esto no solo le ayudará a administrar su negocio y a asegurarse de estar alineada con sus objetivos, sino que será esencial cuando busque capital externo.

Los inversionistas no suelen invertir por bondad ni por caridad. Quieren saber que van a ganar dinero. Un plan de negocios puede mostrarles cómo podrán hacer esto. Con su plan de negocios en su mano y los pasos anteriores completados, estará bien encaminada hacia un emprendimiento exitoso.