.  8 mayo

¿Nadie de ustedes se ha cansado de los consejos baratos en los libros de dietas? Yo sí, por eso ninguna de estas recomendaciones se trata del cuerpo ideal, de la receta mágica ni mucho menos de dietas temporales.

Los siguientes son libros sobre los alimentos y su riqueza, tanto cultural como gustativa: con todos los sabores desde gastronomía, hasta psicología e historia porque los alimentos no son solo productos de estante son materializaciones de nuestras comunidades, nuestras tradiciones, tentaciones y placeres.

El Arte de Comer - M.F.K. Fisher

“La comida es el único hacer que a muchos viejos les queda, lo mismo que al anciano Ulises solo le quedaban sus “inacabables fuentes” e incesantes coas de vino”. (…) Pero los hombres son insensatos y se dejan esclavizar por los hábitos” nos dice la autora al principio del libro como una forma de retarnos sobre el por qué nos cuesta tanto probar cosas nuevas y diferentes que nos permitan seguir descubriendo los placeres de la alimentación saludable.

Este libro es ideal para todos aquellos apasionados de la cocina, de las recetas y de explorar los sabores, lectura necesaria para todos aquellos que aspiran a chefs y diría también para aquellos esclavizados por la alimentación monótona de esta época apurada: para que aprendamos a probar lo que el sistema no nos ha enseñado, los sabores naturales y saludables.

El primer bocado - Bee Wilson

“No hay que revolver mar y tierra para encontrar personas de todas las tallas que se relacionan de forma caótica con la comida. El caos puede adoptar distintas formas: sobrealimentarse compulsivamente, infraalimentarse oser extremadamente maniático (…) Muchos adultos son todavía pesimistas sobre su propia capacidad de cambiar de comportamiento en cuanto a la comida (…), pero aprender a comer mejor – que es bastante ditinto de ponerse a dieta está al alcance de todos”.

Este libro pone al descubierto el cómo aprendemos a comer, cómo nos acercamos a la comida desde lugares poco saludables emocionalmente y cómo es posible cambiar eso, muy a pesar de lo que crea la gente o nos haga creer la industria o la publicidad: sin dietas, con consciencia de que el comer es un acto placentero y que hacerlo de forma saludable, balanceada y sin restricciones de muerte es posible.

Alimentos, consumo y calidad en la construcción de la identidad mesoamericada - Patricia Vega

“La alimentación un ritual, un identificador grupal y, también, un constructor social de la memoria. Algunos alimentos adquieren un valor simbólico…”. Este libro es una recopilación de varias reflexiones sobre dos alimentos básicos el tamal y el café: un acercamiento histórico al consumo en el país, su establecimiento en la dinámica social y cómo los alimentos además de servir para las funciones biológicas, crean relaciones de las personas con la comunidad nacional e internacional.

Y uno extra:

Mi dieta cojea - Aitor Sánchez

“Hay que tener mucho cuidado antes de demonizar un alimento o un nutriente, no solo porque no debemos hacer esto a la ligera, sino porque desconocemos las consecuencias de este escarnio público”. Si bien este es un libro de consejos de nutrición, creo que este merece la pena leerse porque no propone soluciones mágicas, sino que se encarga de desmentir algunos mitos que han estado de moda durante años y que se han tergiversado tanto por la gente como por la industria y el mercado.