Por: Yessica Suárez.  3 agosto

La lactancia materna es sin duda alguna esencial para el adecuado desarrollo de los bebés: fortalece los vínculos entre la madre y su hijo o hija, le brinda la nutrición adecuada a estos y además es un factor protector contra enfermedades infecciosas, autoinmunes o crónicas.

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna “Pilar de Vida”.

En los siguientes post (sí, serán varios) quiero enfocarme no sólo en los beneficios de la lactancia , sino también en cómo hacer de ese periodo un periodo saludable para la madre y el bebé porque a veces la falta de información o la presión social (basada en mitos) sin redes de apoyo hacen que la madre no disfrute el periodo e incluso les impide el amantamiento.

Beneficios de la lactancia materna

Beneficios para Mamá Beneficios para Bebé
Recuperación más rápido de peso previo al embarazo Aumenta la unión con la madre
Disminuye hemorragias posteriores al parto Disminuye riesgo de infecciones 
Disminuye las pérdidas menstruales Disminuye la probabilidad de sobrepeso, obesidad y diabetes mellitus
Aumenta intervalo entre hijos  Aumenta el desarrollo neuronal

¿Cómo se da la producción de leche materna?

Es normal la preocupación de las madres, especialmente primerizas, sobre si podrán o no dar de mamar. Es importante que sepan que la producción de leche se inicia en el último trimestre de embarazo: las primeras secreciones posterior al parto son de calostro (muy nutritivo, cargado de proteínas y anticuerpos es como “la primera vacuna” para bebé) puede durar del día 1 al 5, luego baja la primera leche o leche de transición (aún no es estable) y puede durar hasta el día 10, de ahí en adelante ya se da la bajada de leche madura.

Como ven puede durar de 1 hasta 5 días en que solamente baje calostro, entonces es importante que la madre no se desespere y que se le brinde soporte (¡vamos que no solo se le debe dar atención o importancia a bebé!).

Ahora bien, “de bajada de leche” intervienen dos hormonas: la prolactina que estimula la producción de leche, la oxitocina que estimula la bajada de la leche por los conductos de la mama (esta hormona también es estimulada por la succión, pero es muy sensible al estímulos táctiles, olfatorios auditorios) y una proteína llamada factor inhibidor de la lactancia (FIL).

¿Por qué es importante saber sobre esas hormonas (de forma muy práctica)?

  • La succión es el principal estímulo para que se produzca la leche (se libera prolactina): mientras más estimulo haya, más señal de producción existe por eso es importante que se exponga constantemente al bebé a la mama. 
  • La baja de leche es sensible y puede inhibirse ante el dolor, el estrés, el cansancio e incluso la ansiedad: entonces a la hora de amamantar es importante que la madre esté relajada, en un entorno tranquilo. 
  • La proteína inhibidora de lactancia tiene como función detener la producción de leche cuando el pecho está lleno. Sí, otra razón más para dar de mamar a bebé constantemente o, en su caso, de que mamá se extraiga la leche porque si no puede darse esta señal en negativo que inhiba la producción de leche.
La lactancia al igual que otras etapas de la vida es un proceso y ninguna persona nace aprendida: es importante la información oportuna, la paciencia, la constancia y el apoyo de los seres queridos.

Por último, ¿cómo se debe colocar a bebé?

Para describir la posición utilizaré una frase de una Profe de la Universidad que siempre me pareció una forma de decirlo muy tierna y romántica, si bien no tan científica: “pancita con pancita” y casi que lo dice todo.

  1. La cabeza de bebé debe colocarse en el ángulo de 90° que hace el brazo de mamá al alzar a bebé.
  2. La boca de bebé debe estar bien abierta, algunas referencias indican que si al acercar a bebé no abre la boca se le debe acariciar la mandíbula hacia abajo para que la abra. 
  3. Los labios de bebé tienen que estar totalmente volteados como en forma de “boca de pescado”. 
Los bebés deben recibir lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, posterior a eso se da la introducción de alimentos y se debe mantener la lactancia materna de forma complementaria.
Los bebés deben recibir lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, posterior a eso se da la introducción de alimentos y se debe mantener la lactancia materna de forma complementaria.

En un próximo post en Entrecomidillas hablaremos un poco sobre la nutrición para mamá en la etapa de lactancia.