Yessica Suárez.4 marzo

Inspirado en todas las veces que he escuchado “A los hombres se les conquista con la comida” y “¿Cómo que usted no cocina? Las mujeres tienen que saber” esta semana he querido salirme un poco de los temas convencionales de la nutrición para ahondar en temas importantes.

El comer y la alimentación son actos esencialmente sociales -aunque no totalmente- con una gran carga comunicativa, comer y lo que se come es un reflejo sobre quiénes somos, nuestras tradiciones y nuestra cultura... Por esa razón también se pueden observar dinámicas machista que afectan la selección de alimentos y el acercamiento al proceso de alimentarse.

Hoy quiero que revisemos algunos micromachismos que afectan la dinámica alimentaria:

1- Las mujeres tienen que hacer dieta (de hambre) para mantenerse bien... No importa si es a costa de su salud.

2- Las mujeres tienen que hacer dieta y cuidar su figura siempre, sin importar su contexto. Pero nadie le dice nada a los señores con abdomen de birra que pronto tendrán una enfermedad cardiovascular.

3- Las mujeres que dan de mamar en público están mal vistas porque su cuerpo “incita”.

4- Las mujeres comen poquito porque “a cierta edad el cuerpo cambia y se va a engordar”.

5- Los hombres se alimentan bestialmente porque eso es lo que hacen los machitos.

6- Los hombres no son incorporados en las tareas de la cocina.

7- Los hombres no piden ensalada, piden chicharrones y costillas.

8- Los profesionales de nutrición tienen que ser delgados.

Y estos son solo algunos de los muchos que vivimos a diario, los invito a seguir el Blog @Entrecomidillas en Instagram para aprender de nutrición y cambiar perspectivas sobre nuestra alimentación.