Viviana Leitón.14 agosto

Las mujeres podemos llegar a gastar sumas importantes de dinero en adquirir prendas que nos encantan; a veces conviene pensar un poquito más a la hora de hacer compras para no terminar lamentándolo. Aquí le dejo 5 consejos básicos que le pueden ayudar a ahorrar muchísimo dinero.

1. Lea las etiquetas

Para mantener el aspecto de sus prendas por un tiempo más prolongado, sobre todo de los básicos, le voy a dar un consejo sencillo, que puede parecer obvio pero a mí me costó aprenderlo, después de haber perdido varias piezas preferidas de mi armario por no seguirlo.

La mejor manera de evitar que tus básicos se conviertan en un trapo viejo, jalado, lleno de chanchitos y con el color totalmente lavado, es leer con detenimiento la etiqueta de lavado y seguir al pie de la letra las recomendaciones.

Por más de moda que esté una prenda o más linda que esta sea, si está descuidada, manchada, decolorada o jalada, pierde su encanto; puede arruinar todos sus esfuerzos de estilismo en un dos por tres. Siempre lea las etiquetas de la ropa antes de la primera lavada.

2. No se engañe

El segundo consejo es aún más útil y tiene que ver con nuestra decisión en el vestidor o en las tiendas donde casi siempre adquirimos nuestras prendas, y es: no comprar ninguna pieza que no sea de su talla. Si no le queda bien, no se autoengañe, no la lleve y punto.

Esto es un poco raro de decir porque se supone que cuando vamos de compras ya sabemos nuestra talla y a veces queremos forzar la idea de que no está tan mal. Si no le queda bien, no se la ponga.

Creo que esto pasa mucho cuando hay temporada de ofertas y se enamora de una prenda y, a los 6 meses, se da cuenta que fue una pérdida de tiempo y dinero invertir en eso que pensaba iba a arreglar con una costura por aquí o por allá. A menos de que sea algo súper simple de arreglar y una buena oportunidad, y solo si le queda bien, llévelo; si no, devuélvalo.

3. No le quite la etiqueta hasta que la estrene

El tercer consejo me lo enseñó mi mamá y es que: si compra una prenda con el objetivo de combinarla y piensa usarla con aquel pantalón o enagua, primero haga la prueba en casa antes de quitarle la etiqueta, pues puede suceder que al final no le guste cómo se ve la combinación.

Si después de tres semanas de haber adquirido la prenda, aún no la ha usado, mejor devuélvela a la tienda y cámbiela por otra cosa que le guste más o para un regalo. Pero no decida dejarla en su guardarropa, lamentará la decisión de haberla comprado cada vez que la vea.

4. Sea consciente

Sea consciente con lo que adquiere, tenga en cuenta las prendas que ya tiene y piense si lo puede combinar fácilmente o si en cambio es una pieza que le encanta pero no tiene nada que convine con ella.

A la larga, va a terminar haciendo un montón de compras innecesarias tratando de usar una prenda que al final le va salir carísima con todo lo que tiene que invertir para usarla.

5. Dígale no al fast fashion

No compre prendas que están súper de moda pero que en un abrir y cerrar de ojos pasarán a ser una cosa rara, que se ve como del siglo pasado. Se va a lamentar y va a tener que tirarlas o regalarlas, primero porque tienden a ser de malísima calidad y segundo porque no le hacemos bien al mundo.

Detrás de la industria de la ropa fast fashion hay mucha explotación para poder sostener precios súper bajos. Si va a comprar algo que está de moda, cómprelo con la idea de que lo va a usar a lo largo del tiempo y que podrá sacarle el mayor provecho, de esta forma ahorrará su dinero y ayudará al mundo a ser un poquito mejor.