Nicolas Zuñiga Hernandez.5 septiembre

Cada vez pasamos más tiempo sentados debido a las largas jornadas de trabajo y los dispositivos tecnológicos. Esto, sumado al sedentarismo que caracteriza a la población actual, aumenta la cantidad de enfermedades.

Del 2007 hasta la actualidad, el sedentarismo ha aumentado un 29% entre las poblaciones jóvenes y adultas. ¡Qué preocupante! Debemos abandonar los malos hábitos, como pasar tanto tiempo sentados y empezar a movernos.

Lamentablemente, la posición “de sentado” en una silla o sillón, no genera un descanso saludable durante largos periodos. Algunos perjuicios para la salud están:

  • Ralentiza el retorno venoso de la sangre al corazón, dinámica cardiovascular para evitar problemas vasculares.
  • Genera atrofia muscular, es decir, perdida de masa muscular que es indispensable para la salud y nuestra independencia.
  • Se acortan los músculos posturales (perdida de elasticidad), que pueden afectar nuestra calidad de vida y producirnos dolor al movernos e incluso al estar sentados.
Investigación

El profesor Yin Cao de la Universidad de Washington en St. Luis realizó una estadística sobre “la edad con relación al tiempo sentado” y nos comparte los siguientes datos:

Horas de la semana que permanecemos sentados:

  • 62% del tiempo de los niños de 5 a 11 años.
  • 59% del tiempo de jóvenes de 12 a 19 años.
  • 65% del tiempo de adultos de 20 a 64 años.

Conforme aumenta el tiempo frente a la televisión y a la computadora, aumentan también el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, diabetes, obesidad, cáncer y muertes prematuras. Así lo confirman las estadísticas de la Organización Mundial de la salud (OMG).

“Trabaja para comer y tener calidad hoy, no para pagar tus medicinas mañana” Nicolas My Trainer.

Cambiar esta estadística cada vez puede parecer complicado en la sociedad contemporánea; sin embargo según la revista Journal of the American Medical Association, todas las personas tienen un promedio de dos horas de tiempo libre que se pueden invertir en ejercicio físico, o sea, ir al gimnasio o trotar por ejemplo... no se trata de nada más de sacar el perro a caminar.

Como promotor de estilo de vida saludable les dejo estas recomendaciones generales para mejorar su salud:

  • Realizar un mínimo 150 minutos por semana de ejercicio cardiovascular. Es decir, 25 minutos de cardio, 4 veces por semana, con diferente intensidad.
  • Hacer entrenamiento de fuerza de 2 a 3 veces por semana, o sea, rutina con pesas o dinámicas donde pueda someter sus músculos a resistencias diferentes.