Mónica Morales.1 abril

La totalidad de estudiantes en estos momentos se encuentran en sus hogares recibiendo clases virtuales, esto significa tener que realizar varios cambios para el entorno familiar, así como en responsabilidades de los miembros del hogar.

Estos mismos cambios pueden llegar a agobiar a las familias, pero es fundamental no olvidar pequeños detalles en el entorno del estudiante para que pueda vivir al máximo esta experiencia. Sin importar cuantos cambios se presenten, la habitación será su refugio para potenciar la creatividad y concentración en sus diversos momentos.

Según explica María José Fernández, Asesora del Hogar de EPA, es importante tener en cuenta el tamaño de espacio con el que se cuenta, con el fin de aprovecharlo al máximo, seleccionando los mejores materiales y objetos a colocar.

“Tomando en cuenta que el joven pasará allí mucho tiempo estudiando, realizando trabajos, o bien descansando, debe tener en cuenta varios aspectos fundamentales como el orden, la luz, el color y la comodidad” explicó la asesora.

Para empezar, una idea innovadora es utilizar una repisa blanca en la pared para ser usada como escritorio. Este artículo también podría servir para colocar artículos educativos, decoración e incluso ahorrar espacio versus un escritorio grande.

Foto: cortesía de EPA
Foto: cortesía de EPA

Además, la luz de la habitación es uno de los requerimientos principales para crear un ambiente acogedor. Si hay opción, aproveche al máximo la luz natural que ingrese por alguna ventana. Puede utilizar una persiana roller para distribuir la iluminación en el cuarto, o implementar un film de ventana para crear un filtro de luz fuerte y evitar que se dañe equipos electrónicos, menciona Fernández.

Tenga en cuenta también que para las noches es idóneo contar con iluminación cálida, por lo que una lámpara colgante y un plafón con sensor de movimiento ayudará a darle personalidad al espacio.

Foto: cortesía de EPA
Foto: cortesía de EPA

Así como la iluminación es importante, el color del cuarto también. Busque tonos fucsia y blanco, los cuales se asocian con la energía, confianza y tranquilidad. Evite colores muy fuertes u oscuros, ya que puede distraer al joven al momento de realizar sus labores universitarias.

Es sencillo y posible convertir un dormitorio estándar en un espacio ideal para esta etapa.