Mónica Morales.29 marzo

Sorprender a familiares y amigos en una ocasión especial con un desayuno, un brunch, un almuerzo o una cena implica, además de considerar la preparación de las recetas más deliciosas que tengamos en mente, poner especial atención en cómo vamos a decorar la mesa.

Según Christy Marín, experta en etiqueta y protocolo, el montaje del área donde vamos a degustar los alimentos depende de factores tanto espaciales, temporales y, desde luego, la intención que tengamos al organizar una comida.

Es distinta la decoración para una reunión corporativa en un salón de hotel o sitio de conferencias, a la de un ágape más íntimo en el hogar.

Así también, la luz natural o bien la artificial tienen su cuota de importancia a la hora de elegir, por ejemplo, la mantelería y decoración de las sillas, en cuanto a aspectos como colores, estilos, entre otros.

La actividad es otro factor para determinar qué accesorios utilizar para vestir y decorar nuestras mesas, ya que dependiendo del evento debemos considerar qué tipo y cantidad de cristalería y platería utilizar, así como los elementos adecuados de la vajilla.

Montaje de mesa. Foto: cortesía de Perimercados
Montaje de mesa. Foto: cortesía de Perimercados
Informal, formal o de gala

Marín resaltó que clasificar nuestro evento entre informal, formal o de gala nos ayudará a tomar la mejor decisión para mostrar una mesa elegante, sobria y adecuada; además de otros elementos igualmente importantes.

“A manera de ejemplo, la persona puede utilizar una misma vajilla para esos tres momentos; lo que va a determinar la diferencia son los accesorios. Por ejemplo, el tipo de servilleta y su anillo, el tipo de sillas que vamos a utilizar, el mantel, si utilizamos individual o plato base, la cantidad de cubiertos, el tipo de bebidas, entre otros factores”, comentó la experta.

El color blanco es adecuado para cualquier ocasión e ideal para admirar no solo el platillo que contenga, sino la creatividad a la hora del emplatado.