Francella Madrigal.2 mayo

Mujeres MAS (Mujeres Alcanzando Sueños) es un programa que nace de la mano de la Fundación de Desarrollo Humano Vital (DEHVI) y Ferretería EPA donde se apoyan a más de 30 mujeres jefas de hogar de zonas del alto riesgo que se encuentran desempleadas, a crear un encadenamiento productivo laboral para poder sacar adelante a sus familias.

Es así como gracias al aporte de diversos actores se creó la marca Huella Colectiva, un proyecto que busca producir bolsas reutilizables diseñadas con lonas reciclables de vallas publicitarias, las cuáles iban ser destinadas a la basura. Estas bolsas representan los sueños, anhelos y aspiraciones de estas mujeres que a diario luchan por tener un mejor futuro para ellas y sus hogares.

Cabe destacar que el proyecto promueve el emprendimiento social donde cada una aporta su mejor destreza: unas lavan, otras cortan, unas diseñan, otras cosen y finalmente otras verifican la calidad de las bolsas. Los ingresos obtenidos por Huella Colectiva se dividirán entre estas 30 mujeres; los cuales impactarán indirectamente a sus familias formadas por más de 200 personas.

Huella colectiva
Huella colectiva

El taller de estas mujeres, ubicado en Desamparados, fue equipado gracias a los aportes económicos que realizaron los clientes de EPA. Ellos donaron más de 34 millones de colones para comprar las máquinas de coser, las máquinas de serigrafía, las mesas de corte y las estructuras para lavar lonas que miden hasta 12 metros o más. Además, los insumos para el desarrollo de estas bolsas con diseños únicos y reutilizables son, inicialmente, brindados por EPA; aunque la materia prima puede ser entregada por cualquier empresa que se quiera sumar a este proyecto.

Como parte de las acciones que se realizaron con estas mujeres fue la formación técnica y socio afectiva para su desarrollo personal e intelectual de cara a mejorar sus condiciones de vida y lograr un excelente encadenamiento productivo laboral.

Iniciaron en el 2017 con un proceso de capacitación en la parte creativa del desarrollo del emprendimiento, luego el 2018 se enfocó en desarrollar habilidades técnicas, por lo que han llevado cursos en costura, serigrafía y diseño, de cara al inicio de producción de bolsas para este 2019.

“Esto ha sido una gran experiencia para mi, porque es ver como un sueño se hace realidad, quiero que el taller crezca mucho y tener siempre trabajo. Económicamente todas nosotras queremos darle mejor calidad de vida a nuestros hijos, y con este proyecto lo estamos logrando”, comentó Martha Román, una de las mujeres beneficiadas del proyecto.

Cada una de estas mujeres trabaja en equipo para lavar, cortar, coser, serigrafiar y crear cada una de las bolsas provenientes del material reciclable que tendrá como fin crear productos social y ambientalmente responsables.

Las bolsas, de manera inicial, se venderán en los 5 puntos de venta de EPA (Belén, Curridabat, Desamparados, Escazú, Tibás) en tres diferentes tamaños y lo obtenido con estas ventas se destinará de manera total al emprendimiento Huella Colectiva.