Agencia AFP.4 junio

Inspirado en el batik indonesio, industrializado en Europa, adoptado en África y convertido en símbolo de un mundo mestizo, el paño wax, un tejido colorido con motivos cargados de mensajes y de humor apasiona incluso a la alta costura.

"Es un tejido comprometido. Llevar wax es siempre un mensaje. La historia social de África se cuenta a través del dibujo [...] es una manera de entender las sociedades", explica a la AFP la antropóloga Anne Grosfilley, que acaba de publicar en Francia el libro "Wax. 500 tissus" y de colaborar para un desfile con la casa Dior.

Con el dibujo alfabeto, por ejemplo, esta colorida tela cuenta la historia colonial. "En aquella época llevaban el alfabeto para demostrar que formaban parte de la nueva generación de personas letradas. Hoy esto puede ser también una forma de reivindicación: con Boko Haram todas las niñas no tienen acceso a la escuela", cuenta Anne Grosfilley, que se interesa desde hace 25 años en la moda africana y la historia del wax.

Las mujeres africanas utilizan los dibujos del paño wax "como medio de comunicación no verbal". El motivo "Las uñas Madame Thérèse" rinde homenaje a la esposa del primer presidente de Costa de Marfil que había prometido desfigurar con sus propias manos a la supuesta amante de su marido.

Photo by Eva Blue on Unsplash
Photo by Eva Blue on Unsplash

El motivo "devaluación", con billetes de francos CFA, tuvo una resonancia particular a partir de 1994 tras la decisión del Banco de Francia de dividir por dos el valor de esta moneda de cambio vigente en 14 países de África. Las mujeres africanas llevaban paños con este motivo para mostrar que se sentían despreciadas y devaluadas como personas.

Entre los últimos superventas figura el wax "Bolso de Michelle Obama" que reproduce una pieza de marroquinería de lujo utilizada por la admirada ex Primera Dama de Estados Unidos.

El nuevo textil de la casa Dior

El tejido mediante el cual las mujeres expresan sus esperanzas y sus cóleras interesó a la directora artística de Dior, la italiana Maria Grazia Chiuri, una feminista comprometida que los incluyó en abril pasado en el desfile de la colección crucero de Dior en Marrakech (Marruecos).

El motivo de los pájaros en vuelo inspirado en los paños que lucía la cantante y militante política sudafricana Miriam Makeba, fue uno de los que desfilaron por la pasarela.

"La idea era no trabajar con dibujos preexistentes", explica Anne Grosfilley que visitó con Maria Grazia Chiuri la fábrica Uniwax en Abiyán, "la única que tiene una perfecta trazabilidad africana: algodón cultivado en África, hilado y tejido en Benín e impreso en Costa de Marfil".

Aunque los diseñadores franceses Jean Paul Gaultier y Agnès B y la casa de moda británica Burberry ya utilizaron wax en sus colecciones, la aproximación de Dior “es única”.

“Es la primera vez que se trabaja con el wax hecho en África, con los africanos que han creado nuevos dibujos reinterpretando los códigos Dior”, subraya la antropóloga. “Una tela considerada africana es tan lujosa como otros materiales de lujo italianos o franceses utilizados por la casa Dior”.

Preocupada por evitar caer en la trampa de la apropiación cultural, Maria Grazia Chiuri abrió su desfile en las ruinas de un antiguo palacio de Marrakech con una creación firmada por el diseñador africano Pathé'O, quien volvió a poner de moda el wax en África a finales de los años 1980.

Como no es originario de África y no está anclado en ningún país en particular, el wax tiene “una fuerza federadora panafricana. Todos los africanos, los afrodescendientes y las diásporas se reconocen en él” y estrellas planetarias como Beyoncé o Rihanna lo han llevado.

La verdadera tela wax (estampada con cera) con "sus perfectas imperfecciones, que no tiene ni derecho ni revés" solo representa un 5% de un mercado inundado de copias fabricadas en Asia.

“Verdadero o falso, la gente siempre trata de decir algo con el wax”, subraya la antropóloga, que lleva un abrigo con un forro de wax confeccionado por migrantes en espera de regularización en el taller “Talking Hands”, en la ciudad italiana de Treviso.