Mónica Morales.28 abril

El COVID-19 y su impacto económico en el país, fue el despertar de una idea para una empresa 100% costarricense, que vio la oportunidad de confeccionar artículos para la protección de la salud de las personas durante esta pandemia y que, además, lograra mantener a flote a sus empleados.

Se trata de Sed de Mar, empresa dedicada a la confección de trajes de baño, que pasó a producir mascarillas reutilizables, con tecnologías avanzadas que protegen la salud de las personas y con el componente de ser amigables con el ambiente.

Empresa tuvo que contratar más personal para atender demanda del producto. Actualmente cuenta con 17 colaboradores.
Empresa tuvo que contratar más personal para atender demanda del producto. Actualmente cuenta con 17 colaboradores.
“Al ver el sufrimiento masivo y la situación de necesidad de sistemas sanitarios agobiados por la magnitud de la pandemia, no solo sentí empatía por las poblaciones afectadas, sino que pensé inmediatamente qué hacer para contribuir con la urgencia de producir artículos para uso del personal de salud. Paralelamente, me preocupó el impacto negativo que tienen los productos desechables sobre nuestro mundo, el medio ambiente que debemos proteger con gran esmero, ahora más que nunca”, explicó Catalina Jensen, propietaria y diseñadora de Sed de Mar.

La idea comenzó a ser una realidad y a la fecha, han logrado colocar en el mercado más de 700 mascarillas. Por la alta demanda experimentada, contrataron más personas y actualmente, Sed de Mar da trabajo a 17 personas en total, para dar cobertura a todo el proceso de producción, confección y entrega del producto final, lo que les permite, producir 400 mascarillas diarias.

Empresa costarricense produce mascarillas a favor del ambiente

Características de las mascarillas

Las mascarillas son reutilizables, pueden lavarse hasta cincuenta veces. Son confeccionadas de 100% poliéster con tecnología antibacterial, antifluidos, con repelencia de líquidos y partículas y Dry Fit con transporte de humedad.

Uno de los detalles más importantes es que el textil de estas mascarillas hipoalergénicas, cumple con la norma AAMI Pb70, que establece niveles de protección de barrera, es decir, los materiales cuentan con respaldo científico. Además, se pueden lavar con detergentes clorados sin afectar su apariencia.

Las mascarillas son reutilizables, pueden lavarse hasta cincuenta veces. Son confeccionadas de 100% poliéster con tecnología antibacterial, antifluidos, con repelencia de líquidos y partículas y Dry Fit con transporte de humedad.
Las mascarillas son reutilizables, pueden lavarse hasta cincuenta veces. Son confeccionadas de 100% poliéster con tecnología antibacterial, antifluidos, con repelencia de líquidos y partículas y Dry Fit con transporte de humedad.

Conscientes que las mascarillas no solo deben proteger la salud de las personas, sino que, además, evitar un impacto negativo para el ambiente, Sed de Mar utiliza para su confección, materiales que no son nocivos y al tener propiedades que le permiten ser reutilizables (se pueden reutilizar hasta 50 veces), reducen el consumo de cualquier otro tipo de mascarilla desechable.

Las mascarillas están hechas para todos los miembros de la familia. Hay cuatro tamaños: la de niños de cinco años en adelante; la juvenil para edades de diez años, adulto estándar y adulto talla grande.

Mascarillas reutilizables hechas por la empresa tica Sed de Mar
Mascarillas reutilizables hechas por la empresa tica Sed de Mar

Estas mascarillas cuentan con otra particularidad y es que tienen estampados con diseños únicos de fotografías originales de la diseñadora y estampados de animales de Costa Rica. Asimismo, cuentan con una versión unicolor. Las mascarillas con estampado tienen un valor de ¢5.500 y las monocromas ¢5.000. Los precios al por mayor aplican a partir de las siete unidades en adelante.

Estas mascarillas se pueden conseguir a través del catálogo en línea de Sed de Mar https://bit.ly/3cBUE7Z y para ventas al por mayor se puede contactar al correo info@seddemar.com. Para quienes viven en el Gran Área Metropolitana (GAM), la entrega se hace a domicilio por mensajería privada y fuera del GAM, se realiza a través de Correos de Costa Rica, las cuales se entregarán en un máximo de siete días hábiles.