Agencia AFP.20 enero

Pasado de moda, vieja prenda del armario de papá, ya nadie apostaba por el traje, hasta que la Semana de la Moda masculina en París lo hizo resucitar.

Aunque en la capital francesa desfilan las históricas marcas de lujo como Dior, Louis Vuitton y Givenchy, la mayoría en las últimas temporadas se rindieron a la evidencia de que las nuevas generaciones buscan ante todo comodidad, y de que no hay nada que responda mejor a sus expectativas como la moda callejera.

Así, chaquetas, corbatas, calzado rígido y otros habían ido desapareciendo de la pasarela para dar paso al nuevo reinado de las prendas “casual” y holgadas, combinadas con zapatillas deportivas. Hasta que esta semana llegó precisamente el gurú de la moda callejera y uno de los diseñadores favoritos de los ‘milenials’, Virgil Abloh, y demostró que las cosas pueden cambiar.

“Hay esta idea extendida de que la sastrería murió (...), algo que se ve claramente en la calle”, en ciudades como Londres y en menor medida en París, explica a la AFP el crítico de la revista Vogue, Luke Leitch. “Es un reflejo de los cambios en el estilo de vida, porque la gente no quiere estar en un ambiente de trabajo con un traje, puesto que no siempre es cómodo y lo asocian a sus padres”, añade.

Pero, “irónicamente”, esta semana en París y también previamente en la Semana de la Moda en Milán, “se viero trajes en abundancia” y todo el mundo dice estar “reconsiderando” esta prenda.

La cuestión es cómo garantizar a la sastrería un futuro.

Propuesta de Dior.
Propuesta de Dior.

Con su marca Off-White, Abloh dio el miércoles la campanada incluyendo varios trajes en su desfile, en el que participaron los raperos Playboi Carti y Offset. Las americanas se llevan anchas, con hombreras y tres botones bien visibles.

“Voy haciendo zigzag. Si se fija en cómo me describen, siempre soy el tipo de la moda callejera, pero esto es sólo una parte de la superficie. En el mundo cultural, uno debe liderar”, dijo a la prensa la exmano derecha de Kanye West.

Los trajes, con doble americana, volvieron a cobrar protagonismo al día siguiente en su segundo pase como director artístico de la marca de lujo parisina Louis Vuitton.

Por su parte, el británico Kim Jones, predecesor de Abloh en Louis Vuitton y actualmente al frente de la dirección artística de Dior hombre, se propuso remodelar esta pieza clave en la historia de la firma, para hacerla “más ‘cool’ y más a la moda”.

El primer distintivo de esta ‘revolución’, la cinta de seda que recuperó de un vestido de Dior de 1952, cruzándola por encima de la americana, como si se tratara de una banda militar.

Pero estas cintas surgen asimismo cosidas a la propia americana, como si se buscara revelar el interior y reivindicando el ‘savoir-faire’ de la alta costura.

Propuesta de Louis Vuitton.
Propuesta de Louis Vuitton.

Dries Van Noten, Rick Owens, Balmain, Givenchy y Loewe también sumaron sus propuestas, avalando el retorno de este clásico compuesto de dos prendas, con el que el hombre ha acudido a trabajar durante décadas, ha contraído matrimonio y asistido a funerales.

“En vez de aceptar que todo el mundo quiere vestirse con camisetas y jeans, quiero reivindicar la idea de un nuevo traje, que hable a los jóvenes”, dijo el año pasado a modo de premonición el diseñador Kris Van Assche, antes de su último desfile para Dior.

Según Leitch, al margen de la explicación “romántica” de que los diseñadores disfrutan reencontrándose con el arte de la sastrería, los trajes, aunque se vean menos en la calle, siguen vendiéndose en el mercado.

Colección de Louis Vuitton .
Colección de Louis Vuitton .
Colección de Louis Vuitton.
Colección de Louis Vuitton.
Propuesta de Dior.
Propuesta de Dior.
Presentación de Balmain Homme.
Presentación de Balmain Homme.
Creación de Dior.
Creación de Dior.