Agencia AFP.24 febrero

En las salas de la Rotonda della Besana, un complejo de estilo barroco tardío que cuenta con una iglesia desacralizada, Salvatore Ferragamo presentó su nueva colección mixta otoño-invierno.

El punto de partida de esta colección lo fue a buscar Paul Andrew, director artístico para la moda feminina, en los archivos de la marca, abundantes y muy documentados.

“La creación de todas mis colecciones parten del calzado que dicta todo el resto. Esta vez me inspiré en un escarpín de plataforma de 1942 hecho de diferentes trozos de gamuza multicolor que permitió determinar la paleta de colores”, declaró el creador a AFP al margen del desfile.

Una idea de un lujo simple y sin pretensión: la gamuza, el cuero curtido, el de lagarto o de serpiente se utilizan en los pantalones, sacos, abrigos, camisas, como aplicaciones locales o uniformes.

Y en los detalles aparece la modernidad: los sacos como los abrigos están ceñidos con cordones como los que se utilizan en la ropa de deporte.

La combinación de pantalones monocromo se acompaña con cremalleras. Los abrigos de cachemira, suéteres de lana tejidos a mano, transmiten la idea de un lujo simple y espontáneo. Algunos motivos parecen inspirados en pañuelos de archivo de Ferragamo.

Pantalla completa Reproducir
1 de 20

Esta casa de lujo italiana anunció a mediados de la semana el nombramiento de Paul Andrew como director artístico de todas las actividades de la marca, femenina, masculina, calzados y accesorios.

También presentarán sus colecciones el sábado Roberto Cavalli, Missoni y Giorgio Armani.